Marketing y Servicios: La universidad, ¿maestra de la vida?

domingo, 24 de abril de 2011

La universidad, ¿maestra de la vida?

Mi tesis -escribe el Profesor Argandoña en su blog- es que sí, que los jóvenes aprenden mucho en su puesto de trabajo (si lo consiguen, claro), porque ahí aprenden actitudes, valores, capacidades y virtudes que la escuela y la universidad no les proporcionan. Y no es un problema de falta de medios económicos, sino de que nuestros sistemas educativos actuales no favorecen la adquisición de esos valores y habilidades, a unos alumnos que son individualistas, emotivistas, hedonistas y sobreprotegidos. Y, claro, reparto también mucha responsabilidad a las familias. Y, por no dejar títere sin cabeza, a la sociedad. O sea que es bueno que sigamos haciendo examen de conciencia.

El párrafo anterior, es el resumen de su artículo del 21.4.11 en El Periódico (verlo aquí), con un título muy significativo “La escuela, ¿maestra de la vida?”. Copio a continuación algunos fragmentos de dicho artículo. Pueden ser una buena ocasión, para reflexionar sobre el diseño y desarrollo de tu proyecto de formación personal y profesional.
***
¿Fallo de la universidad, del instituto o de la escuela, de la sociedad, de la familia? No quiero repartir culpas, en las que también yo estoy implicado. En todo caso, los alumnos que ahora llegan al parvulario son individualistas (a pesar de las redes sociales), emotivistas (se dejan llevar por las emociones más que por la razón), hedonistas (si la clase no es un juego, no hay quien los aguante), buscan protección (algo que los padres prodigan ahora, sobre todo frente a la escuela) y compensaciones inmediatas (eso de estudiar para el día de mañana, aunque sea al final del trimestre, no está en su radar mental). Y lo peor del caso es que, después de un 30% de fracaso escolar, al salir de la universidad, muchos de ellos siguen con esas mismas características. No me extraña, pues, que las empresas se desesperen por la falta de calidad profesional, y a veces también humana, de los que aspiran a trabajar en ellas. Pero… con esos bueyes hemos de arar, como dice el refrán castellano. 

¿Qué piden las empresas al sistema educativo? No suelen pedir más conocimientos, salvo quizá en algunas carreras especializadas; en todo caso, todas desean mejor formación en idiomas. Quizá se conforman con lo que hay, pero les gustaría que los empleados potenciales viniesen con conocimientos más prácticos, que es una manera de decir que lo que falta son las capacidades necesarias en el puesto de trabajo, a las que ya me he referido antes: capacidad de pensar con iniciativa y relacionando cosas (hay demasiados compartimentos estancos en la universidad), de trabajar en equipo, de disciplina y autoexigencia (demasiado énfasis en los incentivos externos: ¿qué me das a cambio de un poco más de esfuerzo?)…

Por otro lado, cuando los candidatos a los escasos puestos de trabajo disponibles llegan a las empresas, están más interesados en preguntar a qué hora es la salida que cuáles son sus oportunidades de formación y carrera. Quizá los docentes no ayudan mucho a la hora de prepararles para lo que se van a encontrar, porque no conocen el mundo de la empresa más allá de algunos clichés ideológicos que, eso sí, han inculcado muy bien a sus alumnos. O quizá las empresas no ayudan tampoco a ese encaje, porque están más preocupadas por sus relaciones con los sindicatos que por la formación de una plantilla eficiente y dedicada, a la que han de tratar con generosidad si quieren ganar su lealtad.

Se nos llena la boca cuando hablamos de la importancia de la educación para el futuro de la economía. Y tenemos razón. Lo que no tenemos tan claro es cómo vamos a mejorar la cantidad y calidad del capital humano que, decimos, va a ser la clave del nuevo modelo productivo español. El sector pide más dinero, pero no parece que nuestros problemas vayan por ahí. Los sindicatos protestan por las reducciones de presupuesto. Parece que los grandes problemas sean la sexta hora, la lengua curricular, el reparto de los inmigrantes, los criterios para asignar alumnos a los centros públicos y concertados, el uniforme… ¿De verdad creemos que estos son los grandes problemas de nuestro sistema educativo?

***
Aunque ya hemos tratado en este blog sobre la naturaleza y objetivos de la formación universitaria, me parece de gran interés reflexionar una vez más sobre este tema, que tanto nos puede ayudar a aprovechar mejor el tiempo que nos quede como universitario (tanto como alumno, como profesor). Te sugiero a continuación, sin ser exhaustivo, algunas preguntas para contestar en los comentarios de esta entrada. ¡Cómo me gustaría que te hicieras otras preguntas diferentes!

¿Puedes dedicar algún comentario a plantear preguntas sobre este tema, desde tu experiencia personal y contestarla? ¿Qué formación personal y profesional te ha proporcionado la universidad? ¿La universidad es maestra de la vida? ¿Qué formación personal y profesional de los universitarios necesita las empresas y la sociedad? ¿Qué formación es la mejor, en tu opinión y porqué, la de la universidad o la que se adquiere a lo largo de la vida personal y profesional? Para el desarrollo personal y profesional, ¿hasta qué punto es necesario ser universitario? Sin olvidar la situación actual de la universidad (calidad formativa, selección de alumnos y profesores, contenidos de la asignaturas, metodologías y evaluación docente, etc., ¿cómo podrías mejorar con sentido realista tu formación personal y profesional?.

Antes de contestar a las preguntas, te aconsejo leer despacio "La juventud en España: ¿sal y pimienta?, en donde se analiza la situación laboral de la juventud en España y sus valores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10 comentarios :

Aline Gross dijo...

Hola a todos,

en las asignaturas de recursos humanos hemos aprendido que las APTITUDES es lo primero que ve un empleador cuando te presentas para un puesto de trabajo. Claro que alguien que no ha tenido una educación universitaria puede ser más inteligente y un mejor empleado que uno que tiene una licenciatura, pero sin embargo el empleador va a seleccionar la persona con mejor aptitudes que muchas veces incluye un título universitario.

Ser universitario entonces te ayuda encontrar trabajo. Pero te ayuda siempre??
Pues NO! porque para obtener buenas notas y las aptitudes necesarias hay que tener la ACTITUD correcta! Si no tienes la actitud para trabajar nadie te va a tener mucho tiempo en su empresa porque en hoy día lo que cuenta es la eficiencia.
Y eso aunque tengas la licenciatura!

Para mí, la formación universitaria es importante y nos ayuda a crecer y desarrollar.
Pero como los estilos de vida son tan diferentes, el desarrolo de cada persona en cada país es muy diferente.
En Alemania por ejemplo, casí el 90 por ciento de los jovenes estudiantes va a vivir solo con los 19 anos. Eso es un gran cambio. No solo que eres independiente sino también tienes mayor responsabilidad. Tienes tu propio piso y tienes que organizarte solo. Creo que cada persona que vive solo o en un piso compartido esta de acuerdo conmigo cuando digo que este cambio da por resultado un gran desarrollo de personalidad que luego se refleja en la actitud hacia la universidad.
Esa actitud inflye entonces tus aptitudes y las actitudes que tendrás en cuanto al trabajo.

La formación universitaria es importante. Pero solo si sabes usarlo para tu futuro! Tienes la actitud correcta??

Saludos, Aline

Hector Sanchez Blazquez dijo...

En mi opinion creo que cuando una emrpesa busca a un titulado universitario lo hace porque en teoria una persona que ha sido capaz de aprobar una carrera deberia ser mucho mas sensata y capacitada que una que no la tenga, pero en la mayoria de los casos el haberla estudiado o no, no implica un mayor conocimiento de la materia, ademas tambien creo que no es un tema ni un problema de dinero, sino mas bien de enfoque, se deberia hacer mas incapie en las cosas practicas y las aplicaciones en el mundo real , cosas que se van utlizar el dia de mañana en las empresas, que en la actuliadidad que esta mas centrado en memorizar datos y formulas que luego en la empresa no se utilizan....

José Miguel Ponce dijo...

La publicidad en este blog no está permitida, al menos por el momento. Por eso, no se aceptan comentarios anónimos o no que aprovechan un comentario para indicar un enlace para promocionar un producto o servicio.

Este tipo de publicidad, que podríamos llamar encubierta. no me parece que deba permitirse en un blog como éste. Además, en muchos casos dudo de que sea ético.

En la última semana he suprimido varios comentarios con fines publicitarios. Algunos estaban redactados desde otros países y en especial de Latinoamérica. Por tanto, recuerdo este criterio fundamental para que nadie se sorprenda de que algunos comentarios no se publiquen o se supriman.

Raquel Sánchez dijo...

En mi opinión la universidad no le proporciona al alumno una base sólida que le ayude a enfrentarse al mercado laboral cuando acabe sus estudios.
Me explico, durante el tiempo que se cursa la carrera se construye un pilar fundamental, al que, desde mi punto de vista, y por lo que parece, desde el de la mayoría de las empresas, le falta los componentes necesarios para sustentarse y completar así el desarrollo tanto humano como profesional que demandan las compañías.
Uno de los problemas clave, susceptibles de mencionar es la existencia de una visión globalizada y poco realista sobre la infinidad de temas que se desarrollan y se desempeñan durante la carrera, y que por mucho que se profundice en ellos, no permiten obtener un enfoque práctico de lo que de verdad, se encuentra “ahí fuera”.
Opino que el título universitario únicamente es válido cuando el alumno es capaz de apreciar una madurez y evolución propias de alguien que tiene confianza y se siente orgulloso de sus logros, en términos humanos e intelectuales, permitiendo así paliar las deficiencias que día a día se demuestran en la actualidad tanto personales (actitud, saber estar y trabajar en equipo, coherencia…) como profesionales (capacidad de mejora, aptitud e idiomas…)
Ha llegado un punto en que casi no se cuidan ni las formas ni el fondo, muchas de las carencias mencionadas se podrían solventar si los alumnos mejoraran su actitud y el profesorado hiciera especial hincapié en la motivación.
Supongo que esta relación de reciprocidad tomaría un rumbo correcto cuando ambos se hicieran partícipes del entramado que es la formación, y al fin y al cabo, el futuro.
Un saludo
Raquel Sánchez

Laura Romero dijo...

En mi opinión la universidad te puede ayudar en muchos aspectos, que se han comentado anteriormente pero en definitiva, de cara al empresario simplemente demuestra que tienes un mínimo de nivel cultural y una mínima capacidad de esfuerzo y sacrificio; el resto lo tienes que demostrar tu.
En el mercado laboral es otra cosa, trabajando y envuelto en una serie de situaciones de las que se tiene que salir airoso y solucionar problemas sin que nadie te ayude, es realmente donde se madura y espabila.
La situación actual de los estudiantes ha venido influenciada por muchos factores pero irá cambiando con el tiempo como se ha ido cambiando hasta ahora, ya que si echamos la vista cincuenta años atrás una persona de 20 años no tenía la mentalidad que la misma persona hoy en día, ¿mejor o peor? depende para qué, seguramente el de los años 50 estaba mucho más preoupado por trabajar aunque fuera con un mísero salario y no se pensaba siquiera ir a la universidad. Hoy en día ocurre, en muchos casos, lo contrario, y en definitiva se trata, como siempre de cambios en la actitud de las personas, siempre influenciadas por el entorno en que se mueven.

Un saludo, Laura Romero.

Hector dijo...

Estoy muy deacuerdo en lo que dice nuestra compañera Laura, nuestra generacion es muy diferente a por ejemplo la de nuestros padres que muchas veces no podian estudiar o era muy extraño, hoy en dia creo que las necesidades de las personas y de la sociedad ha cambiado y evolucionado mucho, yo bajo mi experiencia en la universidad si que noto una evolucion, los 2-3 primeros años de carrera no me preocupaba nada, simplemente miraba de mas o menos ir tirando con las asignaturas y salir del paso y ahora si que noto que me preocupan mas las cosas mas alla de la nota. La idea que saco es de la universidad se puede dividir en 2 tipos de persona con distintas formas de verla, el priemr tipo de personas lo unico que buscan es un titulo que les puede abrir alguna puerta en el futuro, no les importa demasiado el contenido,solo quieren acabar lo antes posible y sin esfuerzo y luego otro tipo que les gusta se interesan por aprender, mas dinamicos, intentan aprovechar al maximo su periodo como universitario, crecer como persona y profesional.
La conclusion que saco es que tenemos las herramientes a nuestro alcance el como usarlo depende de cada persona.

Hector Sanchez Blazquez

Amanda Zamora Golderos dijo...

Hola a tod@s!!

Esta entrada me resulta muy interesante, pues me permite aportar mi experiencia al haber estado realizando mis prácticas de empresa en una ETT.

A la pregunta ¿Qué buscan las empresas? He podido observar que como base buscan que las personas tengan una formación media (FP) o superior preferiblemente (pues sirve como criba), y luego experiencia profesional. Sin embargo una aspecto criticable, es que en épocas como la actual de crisis y paro buscan que se tenga la mayor formación en todos los aspectos pero ofreciendo salarios de risa.
A pesar de ello creo que no debemos ser pesimista respecto a nuestro futuro profesional, pues la formación universitaria, nos permitirá (tal vez no ahora recién licenciados) ELEGIR Y DESARROLLARNOS.

Para ello he podido observar que lo más valorable por las empresas son los idiomas, sin importar tanto la experiencia o formación académica, Por ello me inclino a pensar que no es en la universidad donde se comete el mayor error (aunque siempre es mejorable), sino desde la educación básica al no fomentar una cultura de esfuerzo y motivación por aprender.

Como conclusión creo que es un debate muy complejo, al cual no podrán aportarse mejoras si el Sistema Educativo se olvida de la opinión de empresas y estudiantes al respecto.

Saludos, Amanda

Elena Badea dijo...

La importancia de ser Erasmus
Hoy en día, está de moda ir de Erasmus u otro país sea en la UE o mejor aún cruzar el charco e ir hasta EEUU. A la pregunta: ¿Qué formación personal y profesional de los universitarios necesita las empresas y la sociedad? Pienso que los estudiantes que han sido capaces de superar el año académico, atravesando por situaciones difíciles tienen más ventajas a la hora de encontrar trabajo cuando terminan la universidad o incluso durante los cursos para los más atrevidos o necesitados.
Cierto es, que cada vez más tanto la sociedad como las empresas piden más formación personal y profesional de los recién titulados. Por eso, es importante ser consciente de ello y buscar la manera de no dejar en blanco la formación personal en el “curriculum de la vida”. Aunque sea con un cursillo o con un mini Job, durante los años que se está cursando una carrera.

Lucia Mateos Villafranca dijo...

Hola,
Desde mi punto de vista, la formación que se plantea a lo largo de nuestra vida no alcanza las espectativas de las empresa. Piden una vida laboral más amplia que la que se nos permite, una inteligencia emocional que en muchos casos ni siquiera llevan a cabo en la compañía y, además, tienes que dar las gracias por darte la posibilidad de vivir para trabajar.
En otras partes del mundo el planteamiento educativo y laboral no sé cómo estará fijado, pero las bases en este país creo que dejan demasiado que desear.

Laura Sanchez Beltran dijo...

Pienso que este artículo lleva mucha razón. Hoy en día hay que intentar diferenciarse mediante aptitudes, porque tener una carrera o saber un idioma puede hacerlo cualquiera. Pero lo que realmente importa es tener capacidad de comunicación, de liderazgo, saber trabajar en equipo... y ya que sabemos que el mal sistema educativo que tenemos no nos enseña estas cosas, creo que es nuestra misión desarrollar estas capacidades para podernos diferenciar.