Marketing y Servicios: La más grande historia de amor

jueves, 17 de abril de 2014

La más grande historia de amor


La trascendencia de esta Semana Santa (procesiones, representaciones de la pasión de Jesús, recuerdos de su agonía y de su muerte) me lleva a buscar hoy un "Vídeo" muy especial.

Es una historia de amor. Sin duda, la más grande historia de amor que se haya contado nunca. En Youtube lo podéis encontrar con un título parecido: "La mejor historia de amor". Yo también opino que es así. Es, además, una historia de entrega y de sacrificio, de solidaridad y de familia, de redención y de holocausto. Una historia de amor entre un padre y su hijo que trasciende todas las culturas y todas las épocas. Y, por eso mismo, tiene valor para todos los hombres..

No quiero desvelaros más de este emotivo relato. No todos tenéis por qué estar de acuerdo con él, pero confío en que a todos os conmoverá y os hará pensar. Por eso tiene sentido que lo ponga en una fecha como la de hoy...

El ritmo del vídeo es pausado, suave, contemplativo. Deja que las emociones fluyan poco a poco, como en un cuento de hadas. Quizás el primer minuto pueda parecer moroso, pero luego cobra fuerza repentinamente: y afluyen la expresividad, el dramatismo, la emoción. Las imágenes proceden de un cortometraje titulado "Most", una producción de Eastwind Films, dirigida por Bobby Garabedian.

Espero que los 6 minutos de este vídeo se te pasen en un suspiro.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios :

Patricia Fraga dijo...

Realmente la actuación del padre es algo increíble. Es una forma de actuar que muy pocas personas habrían tenido en su lugar.
Dejar que un hijo muera para salvar a cientos de personas es algo muy duro.
No es algo que todo el mundo haría, pero creo que hasta que no te ves en el momento no sabes qué hacer; es más, el padre no lo supo hasta casi el último momento.

Es un video muy triste pero bonito también.

Patricia Fraga MK.Fundamentos

Erika Castro dijo...

Una dura decisión que en mi caso no puedo ni siquiera pensar que hubiese hecho puesto que no tengo hijos.
Decidir entre salvar a cientos de personas y una sola, pero que es tu hijo y la persona que más quieres en el mundo tiene que ser una dura y aterradora decisión.
Mas después de haberla tomado y haber decidido en un instante entre quienes viven y quien muere a cambio.
Sin duda esto solo lo pueden hacer personas que están capacitadas mentalmente para actuar en momentos extremos y que a pesar de la terrible situación a la que se enfrentan tienen la capacidad suficiente para poder ejecutarlas, ya sea para bien o para mal.
Conmovedor y desgarrador el vídeo, me pregunto a cuantas personas conozco en mi entorno que podrían o no hacer lo que hace este padre…
Erika Castro
Marketing Internacional UAH

Débora Corvillo dijo...

A pesar de que ya acabó la Semana Santa, no he podido resistirme a comentar este vídeo.
Sin duda, el título viene acorde con el contenido ya que se trata de una historia muy conmovedora que te lleva a una profunda reflexión, en mi caso, sin obtener ninguna respuesta clara acerca de cuál sería mi actuación en ese momento.
Siempre hemos visto casos en los que son los padres quienes sacrifican su propia vida para salvar la de sus hijos, pero nunca un caso como este, en el que el coraje y valentía del padre le lleva a sopesar entre salvar a un montón de extraños que quizás nunca vuelva a ver, o a la persona más importante para él, sangre de su sangre, sin la cual su vida carece de sentido. Solamente puedo decir que se trata de un ejemplo a seguir, ya que por un momento abandona sus verdaderos sentimientos y se deja llevar por la razón siendo consciente, durante los segundos que tarda en bajar la palanca, que su vida ya no volverá a ser como antes.
Por último, al hilo de los comentarios anteriores, estoy de acuerdo con que son pocas las personas que estarían dispuestas a realizar tal sacrificio, de todas formas espero que nunca nadie se encuentre en esa situación tan desgarradora que, desde mi punto de vista, se trata de uno de los peores dilemas que se te pueden presentar a lo largo de la vida.

Débora Corvillo
Marketing Internacional (3ºE.N.I)