Marketing y Servicios: Lee, piensa y mejora: la madurez de la personalidad

domingo, 17 de octubre de 2010

Lee, piensa y mejora: la madurez de la personalidad

Para lograr una personalidad equilibrada, para mejorar como persona y para ser profesionales competentes y cultivados, hemos de esforzarnos por conocernos a nosotros mismo. Aceptar nuestra limitaciones, concretar un proyecto de mejora a corto y a medio plazo, realista y asequible. Es frecuente que muchos profesionales, no se plantean mejorar su personalidad. ¿Es un problema de madurez?
La inmadurez significa una persona a medio hacer, que da lugar a una psicología incipiente, incompleta, que no está bien terminada y que tiene muchos flecos negativos, pero que puede cambiar y mejorar y hacerse más sólida, con la ayuda de un psiquiatra o de un psicólogo. Voy a intentar sistematizar sus principales ingredientes en este decálogo, para que el lector pueda adentrarse en la frondosidad de lo que ahí reside. Los síntomas son los siguientes: 1) Desfase entre la edad cronológica y la edad mental: esta es una de las manifestaciones que más llama la atención de entrada, en una primera aproximación. No olvidemos que hay gente de maduración tardía y otra de maduración temprana, y esto le da un carácter ligeramente distinto a esta observación.
2) Desconocimiento de uno mismo:
ésta era una de las normas del héroe griego. En el templo de Apolo, en Grecia, había en el frontispicio de la entrada una inscripción que decía así: "Nosci se autom", conócete a ti mismo. Se trata de tener claro que la asignatura más importante de cada persona es uno mismo, lo que quiere decir saber las actitudes y las limitaciones que uno tiene. Ambas son como el cuaderno de bitácora que nos ayuda a una navegación por la vida adecuada.
3) Inestabilidad emocional:
que se expresa mediante cambios en el estado de ánimo, pasando de la euforia a la melancolía y esto de un día para otro o dentro de un mismo día. Esto hay que diferenciarlo claramente de las llamadas depresiones bipolares. El inmaduro es desigual, variable, irregular, sus sentimientos se mueven y bambolean de forma pendular, lo que hace que nunca pueda uno saber qué va a encontrar en el otro. Esa fragilidad mudable es una nota muy característica. Su estado de ánimo se expresa a través de unos dientes de sierra, una especie de montaña rusa, en donde las oscilaciones son muy frecuentes.
4) Escasa responsabilidad;
la inmadurez tiene niveles, lo mismo que sucede con cualquier hecho psicológico. Esta palabra procede del latín "respondere", que significa: contestar, prometer, satisfacer. Estar en la realidad es conocer el hoy-ahora de uno mismo sin ningunearse y sin creerse uno más que nadie.
5) Mala o nula percepción de la realidad:
la captación incorrecta de sí mismo y del entorno que le rodea le lleva a tener una conducta desadaptada tanto intrapersonal (disarmonía consigo mismo) como interpersonal (inadecuado contacto con los demás, no sabiendo medir las distancias ni las cercanías).
6) Ausencia de un proyecto de vida:
la vida no se improvisa. Necesita una cierta organización, un esquema que diseñe el porvenir. Los tres grandes argumentos de éste son: amor, trabajo y cultura. En ninguno de ellos ha calado con profundidad. No se puede vivir sin amor, el amor debe ser el primer argumento de la vida, que da vida y fuerza a los demás. Del cumplimiento de estos tres grandes temas brota la felicidad, suma y compendio de una coherencia de vida donde los tres tienen una enorme importancia.
7) Falta de madurez afectiva:
entender qué es, en qué consiste y cómo vertebra nuestra vida sentimental. Por amor tiene sentido la vida. Pero no hay amor sin renuncias. Y al mismo tiempo saber que nadie puede ser absoluto para otro. El amor eterno no existe; se da en las películas, en las canciones de moda y en las personas poco maduras. Lo que sí existe es el amor trabajado día a día. Amar no significa tener dulces sentimientos, sino volcarse con el otro en las pequeñas cosas de cada día. En mi libro Quién eres, describo la madurez afectiva como una modalidad aparte, con perfiles propios y específicos. Ahí solamente subrayaría ¡que fácil es enamorarse y qué complejo mantenerse enamorado!. Hoy se ha producido en este campo una auténtica socialización de la madurez sentimental.
8) Falta de madurez intelectual:
la inteligencia es otra de las grandes herramientas de la psicología, junto con la afectividad. Hay muchas variedades de inteligencia: teórica, práctica, social, analítica, sintética, discursiva, matemática, analógica, intuitiva y reflexiva... Pero para quedarnos con una idea clara: una persona es inteligente cuando sabe centrar un tema, haciendo razonamientos y juicios de la realidad adecuados, siendo capaz de elaborar un conjunto de soluciones asequibles y positivas que permitan resolver problemas concretos. Dicho en términos más modernos de la psicología cognitiva: inteligencia es saber recibir información, codificarla y ordenarla de forma correcta y ofrecer respuestas válidas, coherentes y eficaces. Aquí las manifestaciones de la inmadurez se expresan de forma rica y variada. Falta de visión y de planificación del futuro. Hipertrofia del presente, una exaltación del instante. No hay crecimiento en los análisis personales y generales, con poca o nula justeza de juicio. Serias dificultades para racionalizar los hechos y aplicar un cierto espíritu cartesiano. La vida es como un viaje, por eso es importante saber a dónde uno quiere ir.
9) Poca educación de la voluntad:
la voluntad es una joya que adorna la personalidad del hombre maduro. Cuando es frágil y no está templada en una lucha perseverante, convierte a ese sujeto en alguien débil, blando, voluble, caprichoso, incapaz de ponerse objetivos concretos, ya que todos se desvanecen ante el primer estímulo que llega de fuera y le hace abandonar la tarea que iba a tener entre manos. Es la imagen del niño mimado que tanta pena produce; traído y llevado y tiranizado por lo que le apetece, por lo que le pide el cuerpo en ese momento. Que no sabe decir que no, ni renunciar. Alguien echado a perder, consentido, malcriado, estropeado por cualquier exigencia seria, que no doblará el cabo de sus propias posibilidades. Un ser que ha aprendido a no vencerse, sino a seguir sus impulsos inmediatos. Por ese derrotero se ha ido convirtiendo en voluble, inconstante, ligero, superficial, frívolo, que se entusiasma fácilmente con algo, para abandonarlo cuando las cosas se tornan mínimamente difíciles.
Esto trae consigo otros datos: baja tolerancia a las frustraciones, ser mal perdedor, ya que tiene poca capacidad para remontar las adversidades, pues no está acostumbrado a vencerse en casi nada; tendencia a refugiarse en un mundo fantástico, para alejarse de la realidad.

10) Criterios morales y éticos inestables:
la moral es el arte de vivir con dignidad; el arte de usar de forma correcta la libertad, conocer y poner en práctica lo que es bueno. En la persona inmadura todo está cogido por alfileres y fácilmente se deshilacha y se rompe. La moda, la permisividad, el relativismo son pautas vertebrales básicas, sigue los vaivenes de lo último a lo que se apunta todo el mundo sin ningún espíritu crítico.
La madurez es uno de los puentes levadizos que lleva a la fortaleza de la felicidad, y es el resultado de un trabajo esforzado, serio, paciente, de quitar y añadir, de pulir, de limar, de intentar que nuestra forma de ser sea como una piedra de canto rodado de esas que vemos en los ríos y que casi no tienen aristas.

Fuente: Artículo del Dr.Enrique Rojas en el blog SER PERSONAS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

18 comentarios :

Mónica Cabrerizo dijo...

Conocerse a uno mismo es una ardua tarea, que lleva tiempo. Generalmente nos vamos conociendo cuando nos enfrentamos a los problemas, los impedimentos que de la vida cotidiana van surgiendo. Y la solución a esos problemas, son los que nos van dando una cierta experiencia y se va elaborando nuestra particular personalidad. Haciéndonos más competentes en ciertas áreas y deficientes en aquellas en las que todavía no hemos tenido la ocasión de enfrentarnos. Considero que el artículo del Dr. Enrique Rojas describe muchas cosas de las que nos podemos ver descritos. Pero también que ser personas, implica aprender de la experiencia con el sentido común de uno mismo y no hacer lo que no desees que te hagan. Bajo estos propósitos, se puede llegar a ser un buen profesional, capaz de superarse así mismo día a día.

Blanca Pino dijo...

Interesante artículo de Enrique Rojas. Desde mi punto de vista, describe con exactitud los rasgos de la personalidad de una persona inmadura, y me gustaría destacar el ejemplo del niño malcriado que el autor expone, ya que considero muy importante como factor condicionante de la personalidad de cada uno las circunstancias personales en las que las personas crecen y se desarrollan.

Por otro lado me gustaría comentar el punto 6 de este artículo. No comparto totalmente la opinión de que la vida no se improvisa, al contrario, creo que es más una improvisación constante. Desde el momento en que nacemos vamos creando nuestro día a día con las decisiones que tomamos, nuestras elecciones y relaciones con los demás. Nadie puede organizar y prever las oportunidades, recursos y personas con las que se puede encontrar una persona a lo largo de su vida y que le van a permitir alcanzar su meta, simplemente ocurre.

emilio dijo...

Empezando de que no entiendo qué tiene que ver con el marketing sinceramente lo de la inmadurez, intentaré relacionarlo con el marketing.
yo creo que una persona inmadura puede ser un excelente director de marketing y gracias a su inmadurez puede realizar un magnifico trabajo de marketing, sobre todo de productos para niños como juguetes,porque se identifica más con ellos que una persona con otra mentalidad ya más madura y les comprenderá mejor.
al menos esta es mi única posible visión de la imadurez-marketing que se puedan relacionar.

José Miguel Ponce dijo...

Por alusiones, matizo el comentario de Emilio.

Este blog es un medio más para desarrollar el proyecto formativo de nuestra asignatura. Es lógico que la mayoría de las entradas hagan referencia al contenido del Programa, para completar algunos aspectos de los diferentes temas que se estudian, poner ejemplos, facilitar la reflexión personal, etc. Sin embargo, de acuerdo con el enfoque de la metodología y de los objetivos formativos, me parece conveniente tratar otros temas que no se refieran a los conocimientos, como el de esta entrada, que sean coherente con el proyecto formativo.
Desde el comienzo de curso, se ha planteado con claridad y por escrito en este blog, todos los detalles del desarrollo de las actividades de esta asignatura. Ningún alumno ha mostrado su desacuerdo y se ha aceptado plenamente. Especialmente, los alumnos que libremente ha elegido el sistema de Evaluación Continua. El resto de los alumnos, que solo pretenden superar la asignatura, es posible que no muestren su interés por este tipo de entrada.

Por otra parte, como se indica al principio de la entrada, la madurez de la personalidad es el fundamento para ser profesionales competentes. Como hay que procurar que los comentarios no sean muy extensos, quiero dejar constancia que no comparto el comentario de Emilio. También el Marketing de productos y servicios para niños, necesitan profesionales competentes, que tengan conocimientos, sepan analizar el mercado y el entorno, tomar decisiones con implicaciones económicas arriesgada, etc. En mi opinión, hay muchas personas que comprenden muy bien a los niños y que nunca serán seleccionadas para formar parte de un departamento de Marketing.

Lorena Carrasco dijo...

Hola a todos:
Estoy de acuerdo con la entrada del blog, pero además añado que la madurez se adquiere con las experiencias. No toda la gente con inteligencia la posee, pues hay ocasiones en las que la dureza de la vida te hace adquirirla por sí misma.
Os dejo aquí una fábula relacionada con el tema:

Un estudiante de artes marciales fue hasta su profesor y le dijo seriamente: “Soy un devoto al estudiar su sistema marcial.¿Cuánto tiempo me tomará dominarlo?”. La respuesta del profesor fue improvisada, “Diez años”.

Impacientemente, el estudiante replicó, “Pero quiero dominarlo mucho antes que eso. Trabajaré muy duro. Practicaré a diario, diez o más horas al día si es necesario. ¿Cuánto tiempo tomaría entonces?” El profesor pensó por un momento, “veinte años”.

Mº Pilar Sánchez dijo...

Yo no suelo escribir, aunque intento leer todos los enlaces. Y con este aporte solo quiero dar las gracias al profesor José Miguel por las interesantes entradas que nos ofrece, y esta es una, que me resulta muy interesante independientemente de la relación que con el Marketig tenga. Un saludo a todos.

Antonio dijo...

Madurez significa:buen juicio,prudencia o sensatez.La formación de la personalidad,bajo mi punto de vista es muy importante para ser profesionales competentes.De ello va a depender,la influencia de nuestros padres,de los educadores y la del ambiente en el cual nos educamos.Existen malas influencias,que pueden dañarnos como son:la comodidad,evitar los disgustos y darnos todo lo que pidamos,desde que somos pequeños.Todo esto nos aleja de la realidad.Es cierto que la madurez intelectual se adquiere antes que la afectiva porque se trabaja más.Pero esto no facilita la madurez emocional.
Hoy pienso que la educación está en crisis,no se premia cuando se hace bien y cuando se hace el mal,tampoco se nos hace pasarlo tan mal.El desarrrollo de la inteligencia y la voluntad,quizás consiga que nuestra personalidad,con el proceso del paso del tiempo madure.
Es cierto que los estados de ánimo habrá que superarlos o por lo menos intentar controlarlos para evitarnos muchos problemas.
La inmadurez,surge por la poca autoestima que podemos tener de nosotros mismos.Es decir de la valoración y aceptación que tengamos sobre nosotros.
La inestabilidad de ánimo,el miedo a la fustración,la inseguridad que nos hace dudar,el miedo a equivocarnos y el sentimiento de inseguridad como tantas otras causas,nos haran alcanzar más tarde la madurez o que seamos inmaduros toda nuestra vida.
Un saludo.
Antonio Barcala.

Christian dijo...

Hola a todos!
En mi opinión el segundo punto del texto de Dr.Enrique Rojas es el más importante: Madurez requiere sobre todo el conocimiento de su mismo. Todos los otros puntos se forman de eso o , por lo menos pueden ser deducido de ese.
Y quizás aquí sea posible para ver otra relación con nuestro tema marketing. Sólo cuando conocemos a nosotros mismos, y por lo tanto somos madurezes, seramos capazes a hacer algo como el marketing. Porque para mi, me parece que el marketing muchas veces abusa la inmadurez de los consumidores. Y luego tenemos que ser profesionales madurezes, para entender todos dimensiones del marketing.

Saludos a todos
Christian Siedelhofer

Estefanía Morillas dijo...

Hola!
Me gustaría dirigirme a Emilio, ya que bajo mi punto de vista la inmadurez si que está relacionada con el Marketing, en el sentido de que cuanto más inmadura sea una persona más fácil será venderle un producto o servicio, y más fácil será hacerle ver que todo es una realidad, y no producto de su imaginación que en este caso es la publicidad.

Por ejemplo hace tiempo ví este "film" de Dove (os dejo el enlace) http://www.youtube.com/watch?v=XY8BzBD_Vn0&feature=related

Con esto quiero detallar que una persona inmadura solo ve la imagen final, y posiblemente se compre el producto que venden pensando que les dará esos resultados maravillosos cuando realmente es todo "fachada".
Por eso hay que tener madurez, tener clara la realidad, lo que de verdad necesitamos y que no nos intenten engañar más de lo que lo hacen.

Ana Alcázar dijo...

Yo pienso, haciendo referencia al comentario de Emilio, que no es lo mismo que una persona sea inmadura, le falta madurez, con una persona que sea infantil, que es el comportamiento parecido al del niño en un adulto.

Idoia dijo...

Estoy leyéndme el libro Inteligencia intuitiva, de Malcolm Gladwell, y creo que puedo relacionarlo con el artículo, concretamente con el punto nº2: desconocimiento de uno mismo.

A principios de la década de los 80, Pepsi lanzó unos anuncios televisivos denominados "el Reto Pepsi" en los que daba a degustar coca-cola y pepsi 'a ciegas' a bebedores de coca-cola, llamando Q a una bebida y M a la otra. La mayoría dijo que preferían Pepsi. Coca-Cola hizo estudios por su parte y comprobó alarmada que un 57% preferían Pepsi. ¿Cómo podía ser, siendo la coca-cola la bebida más consumida del mundo?
Para hacer frente a esta situación, Coca-cola modificó su fórmula haciendola más ligera y dulce... más parecida a la Pepsi. Así se lanzó al mercado la "New Coke" considerada "la iniciativa más segura jamás adoptada por la empresa".
Pero fracasó. Fue un desastre. Unos meses más tarde la empresa se vio obligada a volver a la fórmula original, rebautizada como "Classic Coke", y la New Coke prácticamente dejó de venderse.

Este caso es un ejemplo de lo difícil que resulta averiguar lo que la gente quiere en realidad, de lo que desconocemos de nosotros mismos, de la inmadurez de ciertas decisiones y de lo que el marketing puede llegar a influirnos. Como vemos, la mayoría preferimos coca-cola por todas las connotaciones que conlleva (felicidad, amistad, frescor...) y no por su esencia: su sabor.

Pilar Fdez-Bada dijo...

Hola a todos!

Estoy de acuerdo con Idoia en que la madurez puede ir ligada al marketing. Yo no sé si pondría como ejemplo la Coca Cola pero sí que diría que muchas veces caemos en la tentación de las grandes marcas y aunque yo no soy una experta en el tema ni mucho menos si puedo asegurar que desde pequeños recibimos influencias. Un ejemplo es que cuando eramos pequeños si tu amigo quería unas deportivas Nike tu también las querías porque sino no ibas a estar bien visto en el colegio. Como ésto tantas cosas que hasta que no tienes la madurez necesaria no te das cuenta, incluso teniéndola (o creyendo que la tienes) caes y eres arrastrado por las modas o lo que está "bien visto".

La madurez no creo que sólo sea el paso de niño a adulto sino el tener las ideas claras y tener personalidad y tener capacidad de decisión por tí mismo.

Ahí es donde entra en juego el marketing con respecto a la madurez, creo que nos dejamos llevar sin ser capaces de guiarnos por nuestros propios gustos.

Un saludo!

emilio dijo...

he leido vuestros comentarios y es cierto lo que comentaís. la verdad es que debería de haber reflexionado más sobre mi comentario. creí más en que había que relacionar el marketing con la inmadurez de ahí mi comentario, que relacionar el marketing con la madurez como haceís vosotros en los comentarios, pero aún así os doy la razón a vuestras reflexiones.
Profesor ¿podría poner alguna entrada sobre marketing político? es que en las páginas de enlace hay de todos los temas del marketing salvo el político.

José Miguel Ponce dijo...

Por un problema técnico, no aparece publicado un comentario de Emilio,


he leído vuestros comentarios y es cierto lo que comentáis. la verdad es que debería de haber reflexionado más sobre mi comentario. creí más en que había que relacionar el marketing con la inmadurez de ahí mi comentario, que relacionar el marketing con la madurez como hacéis vosotros en los comentarios, pero aún así os doy la razón a vuestras reflexiones.

Profesor ¿podría poner alguna entrada sobre marketing político? es que en las páginas de enlace hay de todos los temas del marketing salvo el político.

----
El profe contesta: he preparado una carpeta con algunos documentos sobre Marketing político y emocional. Si te llevas a clase un pen dray, podrás copiarlos.

Por otra parte en los enlaces relacionados ( a la izquierda en el blog), hay algún enlace sobre el tema. Por ejemplo, "Comunicación (política) y Relaciones Públicas".

También puedes leer una entrada en este blog del jueves 5 de febrero de 2009 y que se titula "Éxito político y mediático de Barack Obama".

También hay otra entrada del jueves 19 de marzo de 2009 que se titula "¿Existen los servicios menores o servicios Giffen?", donde se incluye entre otros, un artículo de análisis del Marketing de la campaña de Obama.

José Miguel Ponce dijo...

Hola Emilio,

En mi comentario anterior, se me olvidaba que el Marketing Político consiste en "vender" a los electores, promesas, ideas, valores, estilos de vida, etc.

La entrada que comentaremos hoy en clase sobre "Los valores en Publicidad y Marketing", te puede dar muchas ideas.

Respecto a poner entradas sobre Marketing Político, se aceptan sugerencias.

Muchas gracias por tus comentarios.

Thomas Schmeichel dijo...

Hola a todos:
Creo también que es muy importante conocer a se mismo para defenderse bien en la vida. Además, pienso también que es muy importante saber sus limitaciones y capacidades para poder alcanzar sus objetivos personales. Aparte estoy de acuerdo que profesionales, especialmente personas en la dirección, necesitan las características mencionada en el artículo. Pero en contraposición a Enrique Rojas creo que estas características no sólo son cualidades de la juventud, sino creo que cada persona de cualquier edad puede poseer estas características y que no todavía es mal. Se enrique la vida quando hay muchas personas con caracteres diferentes. La vida sería muy aburrido, si había sólo gente perfecta y no diversificación.
Saludos a todos

Antonio dijo...

Estimado profesor,
Ha puesto usted el mejor ejemplo de marketing que podía poner.
¿En qué mundo vive?

http://librosenriquerojas.blogspot.com/

Busque y compruebe si son ciertos o no los documentos que se muestran. Yo lo he hecho y también he seguido y leído:

- Enrique Rojas para perseverar

- Enrique Rojas violación secreto

- Enrique Rojas mi experiencia Saturio

- Enrique Rojas mentiras

- Enrique Rojas abominable método

- Enrique Rojas el psiquiatra que dicta instrucciones a maridos

- Enrique Rojas cátedra en Badajoz válida o no

https://picasaweb.google.com/conniesachs/ROJAS#

- El Ayuntamiento de Pamplona paga al NO catedrático

- Podría dejar infinidad de casos escritos en largos comentarios.

Rectificar es de sabios, profesor.

Reciba mis saludos cordiales.

José Miguel Ponce dijo...

Hola Antonio,

Como ves he publicado tu comentario.

Leeré con calma la documentación que me sugieres. Ya te diré mis conclusiones. Sin embargo, si no estás de acuerdo con el contenido de la entrada, me gustaría que me dijeras si la información que he escrito es correcta o no.

Por supuesto, hay muchas cosas opinables, pero cuando leo un texto y me parece acertado y me ayuda, procuro compartirlo.

Rectificar es una alegría, porque es una de las mejores formas de aprender y de mejorar como persona.

Saludos muy agradecidos