Marketing y Servicios: Compararme sí, pero conmigo mism@

lunes, 7 de febrero de 2011

Compararme sí, pero conmigo mism@

La competencia más feroz está dentro de ti. Tú mism@ eres quien puede hundirte o subirte a la cumbre en un instante. Algo que ocurre demasiado habitualmente es que desde que somos niñ@s nos comparan con otr@s. Si éste no ha sido tu caso, puedes parar de leer este artículo porque no te va a hacer falta.

Lo que ocurre al final, cuando estás en edad adulta o más que adulta, es que vas a tener como referencia a los demás. Vas a saber si estás haciéndolo bien o no según cómo te veas al compararte con otras personas.   

Ésto tiene algunos serios inconvenientes:
  • Te deja en mala posición para seguir adelante
  • Tiene connotaciones negativas que merman tus energías
  • Demuestran frustración e impotencia
  • Te estás diciendo a ti mism@ que no lo estás haciendo bien, que estás fracasando
  • No deja lugar para alternativas, te perpetúa en la misma situación
Puede ocurrirte en algunos casos que, haciéndote ese tipo de afirmaciones negativas, encuentres la motivación que necesitas para conseguir el objetivo que tienes en mente. Pero siempre va a ser a costa de estrés y negatividad.

No es justo

En la mayoría de los casos:
  • Esa otra persona con la que te comparas tiene alguno, muchos o todos los siguientes:
    • (Estudiar) sabe hacerlo o sabe hacerlo mejor que tú, de forma más eficiente
    • dispone de más tiempo
    • cuenta con un lugar de estudio más acondicionado que el que tú utilizas
    • tiene más recursos (biblioteca muy cerca, libros, material, …)
    • va a las tutorías y tú no
    • toma apuntes y tú no
    • se encuentra en paz consigo mism@
    • tiene una gran autoestima
    • está motivad@
    • tiene claro cuáles son sus objetivos
    • le encanta lo que estudia, es su pasión
Es decir, si en todos esos puntos no puedes decir que estás igual o en mejores condiciones que esa otra persona, entonces la comparación ¡no es justa! Para que una comparación sea justa han de darse igualdad de condiciones.

Los párrafos anteriores, forman parte de un artículo más largo: Compararme sí, pero conmigo mism@. Pertenece al blog "El Arte de la Memoria". De este blog se ha dicho en Las mejores páginas web…que:

En elartedelamemoria.org vamos a encontrar un gran número de artículos y técnicas de lectura rápida, memorización, gestión del tiempo y técnicas de estudio. La redacción es muy acertada y las técnicas que plantea parecen muy efectivas.

Lo que hubiese dado hace 10 años por conocer todo esto. La de horas que me hubiese ahorrado de mal estudio. No obstante, hay muchos artículos que aún puedo empezar a utilizar para mejorar mi… mi.. jo, ¿como se llama eso de recordar las cosas?...

En definitiva, una web muy interesante para sacar el máximo rendimiento a las horas de estudio o de trabajo y para mejorar nuestra capacidad intelectual, que a veces creo que es demasiado escasa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comentarios :

Anónimo dijo...

Compararnos con otras personas puede ser perjudicial para nuestra autoestima. A continuación, voy a exponer una serie de DERECHOS INDIVIDUALES, que las personas debemos de tener presente para no sentirnos inferiores al resto del mundo y para no olvidar lo que verdaderamente importa: ser NOSOTROS MISMOS.

DERECHOS:
1. Cada persona tiene derecho a ser su propio juez.
2. Tienes derecho a tener derechos y defenderlos.
3. Tienes derecho a detenerte y pensar antes de actuar.
4. Tienes derecho a no dar razones ni excusas para justificar tus comportamientos.
5. Tienes derecho a definir tu propia responsabilidad en los problemas ajenos.
6. Tienes derecho a ser tratad@ con respeto y dignidad.
7. Tienes derecho a cambiar de parecer/manera de pensar.
8. Tienes derecho a tomar tus propias decisiones, cometer errores y a ser responsable de las consecuencias.
9. Tienes derecho a decir "no lo sé".
10. Tienes derecho a actuar sin la aprobación de los demás.
11. Tienes derecho a tomar decisiones ajenas a la lógica, sin que tengas que justificarlo.
12. Tienes derecho a decir "no lo entiendo".
13. Tienes derecho a rehusar peticiones sin sentirte culpable o egoísta.
14. Tienes derecho a pedir información.
15. Tienes derecho a pedir lo que deseas (sin olvidar que los demás tienen derecho a decir "no").
16. Tienes derecho a mantener tu dignidad y respeto comportándote de forma habilidosa o asertiva -incluso si la otra persona se siente herida- mientras no violes los derechos humanos básicos de los demás.
17. Tienes derecho a sentirte a gusto contigo mism@.
18. Tienes derecho a tener opiniones, sentimientos, emociones y pensamientos y expresarlos apropiadamente.
19. Tienes derecho a tener éxito.
20. Tienes derecho a la privacidad.
21. Tienes derecho a estar sol@, cuando así lo escojas y a ser independiente.
22.Tienes derecho a experimentar y expresar tus propios sentimientos.
23. Tienes derecho a ser escuchado y a ser tomado en serio.
24. Tienes derecho a escoger no comportarte de manera asertiva o socialmente habilidosa.
25. Tienes derecho a decidir si satisfaces las expectativas de otras personas o si te comportas siguiendo tus intereses -siempre que no violes los derechos de los demás.

Espero que os sea útil esta lista. Un saludo, Raquel Ramos.

Anónimo dijo...

Esta muy bien esto... Tu comparate con ti mismo cuando estes en la universidad que cuando salgas a la calle ya te van a comparar los demas (RRHH de las empresas por ejemplo), y te van a poner en tu sitio, sirva al caso reponedor del mercadona.

Un antiguo alumno

abarcala dijo...

Las mejores páginas web que están en el blog son muy interesantes, os animo a entrar.

Existen artículos muy interesantes y hay uno en concreto que me ha parecido genial. Pero comprobarlo vosotros mismos.

Hola Raquel he leído tú exposición sobre los derechos y según mi opinión está bien, pero si vives en una isla donde no hay más seres humanos.

Creo que vivimos en una sociedad donde eso que comentas no puede ser, por la sencilla razón de que existen otras personas que no te van a permitir tener sólo derechos.

Recuerda que los derechos vienen acompañados de las obligaciones.

Aunque pienso que como somos personas libres podemos manifestar nuestras opiniones cuando queramos.

Para eso existe la libertad de expresión.

También pienso que es importante como dices ser nosotros mismos, pero eso no quita el mirar un poco todo lo que tenemos a nuestro alrededor para poder aprender todo lo bueno que nos rodea y apartar todo aquello que es irrelevante.

Un saludo.
Antonio Barcala.

Anónimo dijo...

Yo pienso que no debemos compararnos con otras personas porque cada persona es totalmente diferente, por ejemplo si yo futbolísticamente hablando me comparo con Messi siempre voy a estar por debajo de él por mucho que intente mejorar. Yo creo que es mejor para cada persona fijarse unas metas que puedan ser alcanzables y trabajar mucho para poder alcanzarlas sin tener necesidad de estar comparándote con otras personas.

Un saludo, Héctor

Miriam R. dijo...

Yo creo en cuanto a los estudios, al principio a lo mejor puede ayudar leer artículos sobre una mejor gestión del tiempo, técnicas para memorizar etc. Pero con el tiempo cada estudiante desarrolla sus propias técnicas para aprender y pueden aumentar su eficiencia.
Lo más importante primero es mirar a uno mismo, preguntarse si se logran los objetivos personales. Luego es cierto que durante todo la vida siempre te compararán con los demás. Se necesita una referencia para juzgar si alguien hace algo bien o mal. Y esa referencia se hace a través de la comparación. Pero por supuesto cada persona es diferente y eso no se debe olvidarse. Para estar contento es necesario ponerse objetivos reales que uno mismo puede alcanzar. Lo que puedes hacer depende de tu motivación, la voluntad de hacer algo y también de tus talentos. No puedes estudiar una carrera de físicas, si los cálculos te parecen difícil o trabajar como intérprete si te cuesta mucho aprender idiomas. Sé realista y no te dejes distraer tanto de lo que hacen los demás.

un saludo,

Miriam

Diego Iglesias dijo...

Buenos días a todos.

En mi opinión hay dos enfoques diferenciados.

Por un lado tenemos un conjunto de "variables" que más o menos son controladas por nosotros mismos y, por lo tanto, son las que podemos llevar a análisis interno. Hablo por ejemplo de motivación, esfuerzo, compromismo. Sin olvidar lo que dice la entrada del blog, a priori, en todas estas variables la posición de inicio para cada persona debe ser el mismo. Para mí son estas las características que uno debe analizar en sí mismo.

Por otro lado existe otro tipo de características o variables que ya dependen del contexto y que sí deben analizarse en comparación con otros, porque si no se hace es posible que nos quedemos con una visión parcial de la realidad. Hablo de variables como eficiencia, eficacia, productividad... Ahí sí que el examen debe ser en función de otros, pues si estamos alejados de ellos la motivación debe ser acortar distancias. Sin embargo, si sólo analizamos la productividad con nosotros mismos, puede que nos quedemos contentos con cualquier valor, aunque esté a años luz del que se nos exige o del que los demás muestran. Por eso es importante lo que apunta el antiguo alumno.

Un saludo a todos, Diego Iglesias.

Sandra Bartolomé dijo...

Compararse con los demás a veces es inevitable, sin embargo, la consecuencia que causa el acto de la comparación siempre es terrible!
Según un escrito encontrado en la tumba vieja de la iglesia de San Pablo de Baltimore fechada en el año 1962 hace referencia a este hecho y dice así:

"Si te comparas con los otros puedes convertirte en un hombre vano y amargado; siempre habrá cerca de tí alguien mejor o peor que tú"

Aprovecho para poneros una frase que me encanta de este mismo escrito:

"No eres más que una criatura en el Universo, no menos que los árboles y las estrellas; tienes derecho a estar aquí, y si no tienes ninguna duda, el Mundo se desplegará ante tí"

Buenas noches,

Sandra