Marketing y Servicios: ¿Cómo compran los consumidores?

sábado, 13 de noviembre de 2010

¿Cómo compran los consumidores?

Después de estudiar la importancia de analizar el comportamiento del consumidor, nos podemos hacer muchas preguntas. Por ejemplo:

- ¿Los hombres compran y las mujeres van de compras?
- ¿Cuál es la verdad de la compra por impulso?

- ¿Cuáles son las claves de una compra fascinante?


Lee despacio esos tres artículos. Si quieres, puedes imprimirlos para estudiarlos mejor. Después escribe un comentario para contestar a una de las siguientes preguntas: ¿Qué ideas destacarías de cada artículo? ¿Puedes contar brevemente alguna experiencia de compra relacionada con los contenidos de esos artículos?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

19 comentarios :

Cristina De La Torre dijo...

Acabo de leer los 3 artículos y, la verdad, me parecen interesantes pero no estoy de acuerdo con algunas cosas. Antes de nada me gustaría destacar algo de cada artículo para, así contestar a la pregunta formulada en la entrada:

- ¿Los hombres compran y las mujeres van de compras?: se centra en la forma de actuar en hombres y mujeres a la hora de comprar, cosa que me parece interesante. Sí que es verdad que a las mujeres les gusta más ir a comprar pero también hay hombres que disfrutan con ello. El hecho de que a las mujeres nos guste más ir de compras, no significa que nos guste tener a un dependiente encima de nosotros durante todo el tiempo que estamos en la tienda. A mí, personalmente, no me gusta que el dependiente se acerque y me pregunte si me puede ayudar porque me parece una manera de presionar y agobiar al consumidor, ya que si quiero algo o tengo alguna duda, me acercaré yo a preguntar. Quizá las mujeres disfrutan más comprando por el hecho de que se preocupan por su imagen, las gusta ir arregladas siempre, o simplementte por exigencias laborales ya que en algunos empleos te exigen ir bien vestida, con falda, camisas, zapato de vestir, etc. A los hombre también pero con un traje normal les basta y no se preocupan tanto por ese aspecto.
- ¿Cuál es la verdad sobre la compra por impulso?: estoy de acuerdo con que las compras por impulso dependen del tipo de persona y de la edad. Los jóvenes cuando van a comprar, suelen coger más producto por impulso dado que no tiene preocupaciones en cuanto a la compra, es decir, una mujer u hombre con familia, cuando va a comprar mira los precios más baratos, se intenta ceñir a la lista de la compra y no comprar cosas "innecesarias" ya que se ajusta a un presupuesto.
También yo creo que un factor muy importante, y que no han mencionado en el artículo, es la hora a la que se va a comprar ya que ir a media mañana, cuando aún no se ha comido, hace comprar artículos que en ese momento te apetece. Es decir, ir con hambre a comprar, aumenta la lista de la compra considerablemente. Sin embargo, ir a comprar después de comer, reduce ese impulso por comprar cosas que realmente no necesitas o de las que puedes prescindir.
- ¿Cuáles son las claves de una compra facinante?: sobre este punto tengo bastante que comentar. Para empezar, yo creo que para cada persona es distinta su percepción por una buena compra. Para algunas personas, unos detalles son más importantes que otros por lo que es imposible satisfacer a todos por igual. Para ello, lo mejor es que el dependiente/a actúe de forma similar con cada cliente para que se lleven una atención y satisfacción decente y admitible.
Según mi experiencia personal, puedo afirmar que, como se suele decir: "Cada persona es un mundo" y eso se comprueba a la hora de comprar. Hay gente a la que no la gusta que se preocpen por ella cuando está comprando (como he dicho antes, por ejemplo), hay gente para la que la atención personalizada es fundamental, a la que no le importa esperar un poco en la cola, la que tiene prisa y quiere acabar cuanto antes...
En resumen, no se puede satisfacer de una manera excelente a los clientes porque no sabemos como son, ni que aspectos consideran ellos como los más importantes.

Antonio dijo...

Del artículo primero destacaría la idea de que las mujeres son felices comprando. En cambio los hombres, piensan que es algo que hay que realizar.
Del artículo segundo, se puede destacar que las compras no planeadas no exceden de un 20% y no son muy relevantes, como podían parecer. Yo pensaba que el porcentaje era mayor.
Me ha llamado la atención que la edad sea más importante que el interior de la tienda para realizar este tipo de compras.
Del artículo tercero, destacaría lo diferentes que somos los unos de los otros a la hora de considerar una compra fascinante.
Para algunos el que se preocupen del cliente es síntoma de pesado. En cambio para otros clientes, les hace parecer importantes, les agrada.
Actualmente recuerdo una experiencia con una amiga que acompañé a comprar unas botas.
Me llamó la atención la cortesía, el interés y la atención recibida desde que entramos. La explicación de la calidad y de la buena elección de la marca que había realizado al elegir esas botas.
Lo especial que la hizo sentirse al decirla lo bien que la sentaban.
Le aconsejó probarse varios números distintos, para que se llevase el que más se ajustaba a su medida. También la sugirió la posibilidad de devolver las botas si estas le hacían daño por otras.
Personalizó la venta desde el primer momento, hasta que terminó comprando el producto.
Todo esto me llamo la atención, porque ya no es corriente verlo y para mi amiga esto fué una compra fascinante.
Un saludo.
Antonio Barcala.

Tatiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tatiana dijo...

-Del primer artículo yo estoy completamente de acuerdo con Cristina, a mí tampoco me gusta que al entrar a una tienda, se me acerque una dependienta y este detrás de mí. Lo que realmente creo es que las/os dependientas/es buscan convencer a la gente para llevarse la comisíon por ventas y no, que el cliente se vaya satisfecho con la compra, de hecho alguna vez me han convencido que me quedaba muy bien y luego al llegar a casa me he dado cuenta que no me gustaba tanto como creía y al final tuve que ir a devolverlo.
- Del segundo artículo destaco que la compra por impulsos también depende de que los carritos de las grandes superficies no van el línea recta y así te dirigen hacia las estanterías, otra estrategia que tienen los supermercados es poner todas las oferta a la altura de la vista.
Para poder evitar comprar por impulsos se puede calcular en casa más o menos lo que se va a gastar y llevar el dinero prácticamente justo, y no comprar con tarjeta de crédito porque como llevas dinero, acabas con unos cuantos productos de mas.
-Y por último del tercer artículo destaco que, un consumidor nunca es igual que otro, aunque se pueden llegar a parecer. Habrá personas que le guste recorrerse todos los pasillos del supermercado o de otra determinada tienda, habrá gente que le guste variar de tienda y así encontrar ofertas, y habrá gente que le guste ir siempre al mismo sitios porque ya se conoce donde está cada artículo y así dedicarle menos tiempo a la hora de la compra.

Un saludo

Tatiana Ballesteros

Mar Heras dijo...

Hola a tod@s,

Los minoristas deben mejorar y proporcionar servicios más sofisticados teniendo en cuenta el género, edad, grupo étnico y diferencias regionales y trabajar sobre ello.

Debemos entender el porque del comportamiento del consumidor para ofrecer un determinado producto. En un mundo donde la competencia está a la orden del día, la excelencia en el trato y atención es fundamental. Estoy de acuerdo con el comentario de Cristina acerca de que "cada cliente es un mundo", a algunos les gusta que les atiendan, a otros no, pero lo que está claro es que quien no destaca en el cuidado del cliente a largo plazo lo notará y verá reflejado en sus ingresos.
Me explico; a menudo salimos de compras y muy pocas veces volvemos con la sensación de que nos han atendido con excelencia, el saludo, la sonrisa del vendedor, la dedicación y compromiso con nosotros etc algo que nos haya marcado de verdad y esto es lo que hay que mejorar.

Desde nuestro papel futuro en la empresa, en el marketing o en otro Dpto tendremos que dedicar mas tiempo a la formación de los profesionales en esto, aspecto tan importante para seguir potenciando las compras de los clientes, icluidas las de impulso, replanteándonos que no es tan relevante la posición del producto en la tienda por encima de las características del consumidor.



Agradezco personalmente Los enlaces de "cuidado con los clientes insatisfechos, hablan demasiado" y " ocaso de los centros comerciales"

Un saludo

María del Val Bravo Lozano dijo...

- Del primer articulo, tengo que decir que estoy en desacuerdo con el titulo utilizado. Cada vez, eso de que los hombres compran y la mujer va de compras ha ido cambiando. La sociedad ha evolucionado y, a pesar de que las mujeres siguen yendo de compras, el comportamiento del hombre a la hora de comprar ha cambiado y se preocupa más de su imagen. Esto indica que los hombres también ya van de compras.
En cuanto al trato de los dependientes también depende de la tienda en la que te encuentres y la filosofía que tenga la empresa a la hora de cuidar al cliente. Con esto quiero decir que no es lo mismo entrar a una tienda perteneciente a una gran marca (en la que incluso tienen contratado a una persona para que te abra la puerta) que una tienda pequeña. Los dos tipos de tienda poseen un trato personal hacia el cliente pero está basado en artículos con características muy diferentes.
- Respecto al segundo artículo me ha ocurrido igual que Antonio, pensaba que el porcentaje de las compras por impulso sería mucho mayor. Las compras por impulso también están muy relacionadas a la edad (las personas jóvenes compran más por impulso que las más mayores ya que éstas últimas saben lo que quieren y van a comprar “lo justo”) y al poder adquisitivo (las personas cuando saben que tienen dinero de sobra para realizar la compra que necesitan, tienden a comprar más cosas que no estaban en sus listas). Y también lo que influye de una manera más directa es la colocación de todos los productos, la desviación de los carros de la compra, etc como ha señalado anteriormente Tatiana.
- Para el último artículo, estoy de acuerdo con mis compañeras en que cada cliente es un mundo y con lo cual la “compra perfecta” variará en cada persona. Para una compra satisfactoria siempre existen unos aspectos que, en mi opinión, son los mismos para todos: un buen trato recibido por el dependiente, una búsqueda eficaz y rápida del producto o servicio deseado o la calidad de los productos. Con esto, todos los establecimientos tendrían que intentar que todas las compras de sus clientes se conviertan en compras fascinantes, ya que se eso dependerá el regreso de este cliente a la tienda o la pérdida de éste. Por último, si un cliente ha conseguido la “compra perfecta” siempre recomendará esa tienda haciendo que la clientela de ésta aumente y aumente su cuota de mercado indirectamente.
Un saludo.
María del Val

Anónimo dijo...

Hola,
Coincido casi en todo con el primer artículo, las compras es algo que las mujeres adoran (en general), pero también es cierto que los hombres o algunos de ellos también creen adorar y no es así. Personalmente me gusta ir de compras, pero solo cuando tengo algo que comprar o simplemente dinero para gastar en algo que vea y me guste, la mayoría de las mujeres no. Sulen ir de compras muchas veces simplemente por pasar el rato, como un hobby. Los hombres consideran un pasatiempo ver el fútbol, hacer deporte o salir con los amigos pero no ir de compras.
A la hora de comprar, los dependientes están para prestar una ayuda al consumidor y en la medida de lo posible convencerle de que compre lo que está mirando.
Un ejemplo, en las tiendas foot locker los dependientes tienen una actitud de no dejar respirar al comprador, nada mas entrar en la tienda ya te están saludando y preguntando o simplemente diciendo alguna oferta que te pueda interesar según tu aspecto o tu ropa. Si te acabas comprando ahi unas zapatillas mientras te cobran, intentan venderte otros cordones a juego o unas plantillas para sentirte mas cómodo.
Esta actitud a algún consumidor puede agobiarle y cabrearle pero lo cierto es que al final acabas comprándote los cordones y ese gel para limpiar las zapatillas y lo que el quiera, porque haces lo que sea para que te deje en paz.
Las compras no planeadas son frecuentes entre los más jóvenes que suelen ir a pasar la tarde a centros comerciales o al cine y se encuentran con el producto de aquel anuncio en el que salía un famoso jugador de fútbol o semejante. También pienso que las compras no planeadas van casi 100% realizadas a marcas comerciales muy conocidas y con grandes campañas publicitarias.

Alberto González Fernández dijo...

El anónimo de la entrada anterior soy yo, perdón por el fallo.

Lidia Moreno dijo...

Hola.
Yo no creo que a los hombres no les guste comprar o que lo hagan rápidamente sino que no les gusta comprar lo mismo que ha nosotras. Generalmete nosotras nos encanta ir a comprar ropa y nos tiraríamos horas. En cambio los hombres no, aunque yo creo que esta aumentando. En cambio seguro que se tirarian horas eligiendo coches o eligiendo productos electricos y cosas asi. En conclusión, cada uno disfruta comprando lo que le gusta.
En referente con la compra por impulso, yo estoy deacurdo con todos, ya que depende de cada uno y sobretodo de tu poder adquisitivos. Desde mi punto de vista, los hombres da igual la edad, suelen ser mas impulsivos que las mujeres porque al estar menos acostumbrados a comprar, ya que suelen ser las mujeres las que van a compra, comprar cosas en oferta que luego no son tan oferta pero ellos no lo saben. Para mi una compra fascinante es aquella que tenga las 3 bes, buena bonita y barata. Pero para cada uno sera diferente.

Patrycia Pietraszek dijo...

Hola!

Muy interesantes los tres artículos, aunque yo en muchas conclusiones estoy en desacuerdo. Al fin y al cabo solo son estudios estadísticos.

Si es verdad que las mujeres dedican más tiempo a comprar. No creo que sea puramente cuestión de imagen. De hecho, los hombres cada vez se cuidan más. Simplemente creo que la mujer relaciona las compras con un acto social, es decir, pocas veces veremos comprar a una mujer sola, siempre irá acompañada de sus amigas o hijas. Sin embargo, un hombre suele relacionarlo con una tarea que ha de ser cumplida y como tal debe llevarle el menor tiempo posible. Pero ahí es donde creo que se está produciendo un cambio. Con la entrada de la mujer en el mercado laboral, su tiempo se reduce. Ese perfil de mujer adapta un sistema de compra semejante al del hombre, por sus condiciones laborales.

En el segundo artículo me ha llamado muchísimo la atención la diferencia que encontraron entre los compradores holandeses y americanos. Una cuestión de cultura como es el tema de la contaminación supone un peso enorme a la hora de hacer compras compulsivas. Llevando bici no podemos comprar tanto, solo nos centramos en lo que necesitamos. Yo creo que también pasa lo mismo en los supermercados de ciudad. Al tener la gente tan cerca los supermercados de los pisos, se tiende más a comprar al día y por la tanto a aumentar las compras compulsivas. Una familia que hace compras semanales y vive más alejada dela ciudad, como es mi caso, controla más sus gastos y las compras compulsivas apenas existen.

Y en cuanto a los dependientes de las tiendas, creo que es el área donde más fracasan las empresas. Pondré como ejemplo las dependientas de Zara. No solo no están formadas para adaptarse a cada cliente y sus necesidades, prioridad actualmente, sino parece que solo las eligen por su físico y dan una imagen horrible de la empresa. No se trata de que los dependientes nos agobien con su interés, pero si que cuando tengamos una duda sepan resolverla y se adapten a nuestras necesidades.

Adeline Divot dijo...

Hola,
- Según yo, es verdad que los hombres y las mujeres no tienen el mismo placer y las mismas expectativas al ir de compra. Pero no podemos hacer una generalización y hacer dos casos poniendo por un lado las mujeres que a todas les gusta y por otro los hombres que no les gusta y que piensan que es una pérdida de tiempo. Eso no es posible, sobre todo que hoy en día, hay cada vez más hombres que aprovechan ir de compras, tomar el tiempo en los centros comerciales. La visión de “los hombres compran y las mujeres van de compras” me parece un poco estereotipada. Es de añadir también que las expectativas frente a los dependientes varían especialmente con relación a lo que queremos comprar. En efecto, en general hombres y mujeres van a considerar al dependiente más como un consejero si quieren comprar un producto que no conocen muy bien. Al contrario, van a considerarle como simple cajero si van a comprar que suelen conocer. Y además, algo importante, es la edad y las características del consumidor quien influyen en la necesidad o no del dependiente. Como dijeron mis compañeras antes “cada persona es un mundo” y eso resume muy bien lo que pienso: que no podemos hacer generalización.
- En mi opinión, pienso claramente que la compra por impulso depende como dice el artículo de las características del consumidor. La edad es un factor importante, pero también la estructura de la familia, sin hablar del tipo de visita, de la hora de compra también. En efecto, es verdad que si vamos de compra antes del almuerzo por ejemplo vamos a compra más productos por impulso mientras que si vamos después. Por otra parte, el artículo precisa que las familias numerosas planean más su compra que los solteros. De primera vista eso parece lógico dado que tienen que hacer más cuidado con el presupuesto de compra para la semana. Pero es de precisar que si los padres van de compra con sus hijos, creo que van a comprar más por impulso que los solteros. De todos modos, hoy en día pienso que los consumidores en general compran cada vez menos por impulso, cada uno tiene un presupuesto e intenta seguirlo, todo haciéndose placer de vez en cuando, comprando algo que no está escrita en la lista de compra.
- En cuanto a la compra fascinante, creo que otra vez, depende sobre todo de las características del consumidor, de sus expectativas. Para mí, una compra fascinante empieza con el dependiente, tiene que ser educado. Ya, si no dice “hola”, no voy a gustar la tienda. El dependiente refleja la tienda, por eso a menudo intenta dar al cliente la impresión de que es “único”. Intenta también personalizar el servicio. Pero es más difícil encontrar ese tipo de servicio en tiendas franqueadas. Además, la relación calidad/precio es algo que toma cada vez más importancia para el cliente.

Un saludo

Anónimo dijo...

Hola a todos:
Creo que mis compañeros han dicho casi todo lo que podemos decir de estos tres articulos.
-En mi opinión, el primero dice verdades como puños, aunque si que es cierto que siempre esta la excepción que confirma la regla. Por norma general a las mujeres nos gusta ir de compras, a mirar, a comprar algo si nos gusta aunque no lo necesitemos y siempre por el hecho de ir a dar una vuelta te has comprado algo. Y los hombres en cambio van a las tiendas a lo que van. A comprarse lo que realmente necesitan y cuando lo necesitan, y una vez hecha la compra se van sin mirar más. Pero hay muchas mujeres y hombres que no actuan como los demás de su sexo poruqe no les gusta.
-En el segundo artículo, muchas veces por no decir la gran mayoria, se compra por impulsos, pero depende claramente de las características de cada consumidor. En el caso de los supermercados, las comprar mensuales si no llevas una lista de lo que realmente tiens que comprar, la mayoria de las cosas que hechas a tu cesta de la compra sera por impulso.
-En el tercer artículo, para mi es muy importante la actitud de los dependientes que hay en la tienda para salir satisfactoriametne de ella, que me atiendan bien, que si necesito su ayuda me la ofrezcan y ante todo sean educados, un "hola" al entrer en la tiene y un "grcias hasta luego", que los dependientes no te trasmian si estan pasando por un mal día, es "asqueroso" ir a comprar algo y que caundo estas en la caja te atiendan con desgana, con cara de mala leche(esto hace que salgas de la tienda muy descontenta con tu compra y seguramente no vuelvas a la tienda).Todas estas cosas me parece muy importante para salir contenta de una tienda, compre o no compre, porque seguramente si salgo contenta de esa tienda vuelva y mi compra sea satisfactoria para mi.
Saludos a todos.
Soy Tania Águeda Mate(que no me va la cuenta de google)

Juste Telycen dijo...

Hola.
Estoy de acuerdo con Lidia. Normalamente a los hobres no les gusta hacer compras si hablamos de buscar la ropa.... probarla...., si encuentran un bien no suelen buscar algo mas aunque hay mas variadad. Solamente quiere escapar de la tienda. A nosotras mujeres nos encanta salir con amigas hacer compras buscar vestidos para cumpleaños y otros eventos... Y las rebajas de enero? :)Yo pienso, que esto inflyen cosas como las revistas donde encuentras muchos consejos de la moda, tambien el instinto de competir por la atencion de los hobres, tal vez...
Pero no seamos subjetivos hay los hobres que les gusta la moda y las mujeres que odian buscar los tacones o una mini falda para salir esta noche.

Juste Telycenaite

Michelle Wesselak dijo...

He leído los tres articulos y me parecen interesantes.
Pero no soy de acuerdo con algunas cosas. Si claro, no se puede decir que no hay una diferencia entre hombres y mujeres cuando van de compras. Pero chicos no sólo van de compras cuando necesitan algo tampoco, quizás es así en cuanto a la ropa, pero no en todos partes. Conozco muchos chicos quienes van a tiendas electrodómesticas solo para ver los nuevos portátiles o móviles y al final no compran nada. A veces pasan tanto tiempo en estas tiendas como mujeres en tiendas de ropa.
En mi opinión el razón porque a mujeres les encanta más ir de compras es la sociedad junta con la publicidad. Hay un montón de revistas y publicidades que prescriben que todos los mujeres necesitan. Cuando mujeres van de compras no solo quieren comprar algo, sino también ver las nuevas colecciónes.
En cuanto a la ropa la oferta para mujeres es más grande que la oferta para hombres y también la publicidad es más especializada en mujeres que en hombres.
Creo que el comportamiento diferente de mujeres y hombres en cuanto a shopping es muy importante para las grandes empresas y es necesario gastar dinero en estudios especializados en este tema. Con más conocimientes se pueden mejorar sus publicidades para abordar un público muy amplio.

Thomas Schmeichel dijo...

Me parecen los tres artículos muy interesante y estoy de acuerdo con unas opiniones mencionadas. Pero para mí el primer artículo es el más divertido y el más interesante para discutir.
Por ejemplo la frase: “Los hombres compran, las mujeres van de compras”. Es lógico que no se ponga decir eso sobre cada hombre o mujer individual, pero creo que en general este tesis describe el comportamiento de los dos sexos muy bien. Por lo menos la frase sobre los hombres: “Salen con el objeto de comprar determinado bien y tan pronto como lo hacen quieren abandonar rápidamente la tienda.” es perfectamente verdad para mí.
Pienso que hay que utilizar los resultados de tales estudios para mejorar la relación entre los consumidores y las vendedores y para crear un ambiente agradable para los dos sexos en las aeréas de compras. Si el Marketing puede alcanzar eso, las ventas aumentarán y ambos, clientes y vendedores estarán feliz.

emilio fernandez dijo...

jajajaja que bueno el primer artículo, me he sentido identificado, como si me hubiesen estudiado a mí. el otro día me fui a comprar 2 jerséys al Corte Inglés, ya iba con la idea de compradme eso, subí a la planta joven, y al lado de las escaleras mecánicas estaba los jerseys que pretendían compradme, mire la talla, fui al probador, me los provee, salí para ver cuanto costaban y la oferta ó rebaja que había y me fui, en 10 minutos me había ido del establecimiento

con el segundo artículo también me siento identificado, porque yo muchas veces veo una cosa y pienso que eso lo necesito y que me vendría bien... y entro y si tengo el dinero lo compro pero creo que a mucha gente le pasa esto, y es bueno que el marketing lo estudie porque es donde más beneficio se puede sacar, de hacernos comprar cosas que no necesitamos pero que ya nos hacen creer que lo necesitamos

y sobre el tercer artículo sólo decir que si consigues llevar a cabo el informe basada en una investigación titulada "descubriendo lo que le encanta a un cliente" seguro seguro que vendes el producto, el inconveniente es que conseguir cumplir con todo eso es imposible casi y sólo si eres capaz de tener los mínimos errores conseguirás vender el producto

Alejandro Utrilla Rojo dijo...

Al comentar el primer artículo con amigas, compañeras, familiares, etc; me he encontrado con no pocas críticas y algún que otro enfado.

No creo que sean justificados. Como ha comentado el profesor en clase y como demuestran los estudios de consumo, los hombres y las mujeres consumen y adquieren productos y servicios de forma diferente.
Pero esto mismo pasa con gente de diferentes culturas, de diferentes edades, de diferentesciudades, etc.

Personalmente no creo que sea algo negativo, todos somos diferentes (incluso hombres y mujeres).
Lo que no hay que perimitir nunca es que esas diferencias den lugar a situaciones de superioridad/inferioridad, simplemente respetarlas, ya que son igualmente válidas y noperjudican a nadie.


Os dejo un anuncio referente al tema que seguro que muchos conocéis y es bastante representativo:
http://www.youtube.com/watch?v=UANIezsRBHk

Un saludo a todos.

Laura Abbou dijo...

Hola,

Los 3 articulos son muy interesantes, y estoy deacuerdo con los comentarios de antes ( Que es verdad hasta un punto que las mujeres van de compras y que los hombres compran porque hay nuevas dinámicas (los hombres son mas femeninos, y se preocupan mas por la moda y tal..) y quizas tambien no son interesados por las mismas cosas, pueden quedarse mucho tiempo en la fnac o en tienda de coche...
Con mi companera de piso este fin de semana estuvimos en el village "Las rozas" que es un village cerco de Madrid donde los articulos de firmas cuestan menos (-40% mas o menos). 0 chicos han querido acompanarnos porque les parece como perdida de tiempo, y tambien nosotras estuvimos alla sin necesidad solamente porque fuimos curiosas de ver este pueblecito, y tambien porque pagar menos que el precio de mercado nos ha atraído. Como ahorar dinero sobre cosas que no necesitamos al principio. De verdad es una locura. Pero de un punto de visto del marketing, el village es muy bien hecho, nos da la impresión de estar en otro país, con las decoraciones de navidad, no hay coches, las tiendas son muy nuevas y preciosas como casitas de lujo, nos da la impresion de comprar cosas de mejora calidad. Habia mucho mas tiendas para mujeres que para hombres pero habia muchos hombres tambien. El exito de este lugar reside tanto en su design/ambiente como en su servicio.

Un saludo a todos

Adrián Santamaría dijo...

Hola repasando lo publicado en el blog para pa prueba de conocimiento he vuelto a releer los articulos en profundidad y me gustaria comentar algo de ello.
En primer lugar, estoy completamente de acuerdo con el primer articulo, excepto algunas personas ya lo dice el refran (la excepcion que confirma la regla), pero por lo general a los hombres nos parece mas una obligación que una diversión ir de compras, mientras que las mujeres muchas veces entran a las tiendas simplemente por ver la nueva temporada incluso sabiendo que no van a poder comprar nada.
Con referencia al segundo articulo yo comparto la opinión de Bell puesto que hay que estudiar a las personas, un ejemplo es (una madre) una madre cuando va al supermercado ha hacer la compra mensual no compra compulsivamente va tiro hecho, mira promociones pero casi nunca se desvia de las compras rutinarias.
Sin embargo un joven entra a comprar para una fiesta y según va pasando por los pasillos van antojandosele cosas.
Un saludo a todos.