Marketing y Servicios: La marca peor vendida del mundo

viernes, 10 de abril de 2015

La marca peor vendida del mundo


Recuerdo que cuando era un adolescente y me preguntaban por la profesión de mi padre respondía orgulloso “Ingeniero Industrial” y cuando me preguntaban por la de mi madre decía “No trabaja… es decir, es ama de casa”. Lo decía así, como si tal cosa. Mi padre, después de mucho sacrificio y esfuerzo había llegado a tener un puesto de responsabilidad, bien pagado y reconocido. A mi madre, sin embargo, todo el trabajo que hizo por mí y por mis hermanos en el día a día no había dinero que pudiese pagarlo. Ahora lo sé. ¿Que no trabajaba? Era la que más trabajaba sin lugar a dudas.

¿Y todo esto por qué? Porque ser ama o amo de casa es la marca personal peor vendida del mundo y que sólo puedes aprender a valorar si pasas por ello. Son grandísimos profesionales en lo suyo, tienen uno de los trabajos más difíciles del mundo, sin cobrar un duro y por si fuera poco, mal reconocido a nivel social.


Si hacemos un paralelismo entre lo que se exige a un profesional del ámbito empresarial con una ama de casa, llegamos a conclusiones sorprendentes que dejan a cada cual en su sitio:

- Un buen profesional debe saber sacar la máxima rentabilidad de sus inversiones. Una ama de casa, con el dinero que ha pagado Google por Whatsapp, acaba con el hambre en el mundo y le sobra para hacer croquetas para todos.
- Un buen profesional debe saber organizar sus recursos. Una ama de casa, cuando empieza el buen tiempo, hace que tu armario pase milagrosamente de tener la ropa de invierno a la de verano en un santiamén. Además es capaz de tener perfectamente guardada la ropa de fuera de temporada sin que se sepa dónde la ha metido en un piso de 60 metros cuadrados.
- Un buen profesional debe manejar el ámbito online y offline. Antiguamente, sin móviles, sólo podíamos molestar a nuestras madres cuando estábamos presentes o través de una ocasional llamada desde una cabina. Es decir, le dábamos trabajo a nivel offline. Ahora les hemos equipado con smartphones y Whatsapp para poder dejar constancia 24 horas al día y 7 días a la semana de todas las exigencias que creamos oportunas y necesarias para nuestro regocijo personal. Les tenemos trabajando online también.
- Un buen profesional debe manejar cuantos más idiomas mejor. Una ama de casa maneja tooooodos los idiomas del mundo. Sabe cuándo hablar con cariño, seriamente, exigiendo, ordenando, reclamando, avisando, aconsejando, regañando,… un ejemplo clarísimo es cuando tu madre te llamaba por tu nombre completo, hay pocas cosas en esta vida más aterradoras que eso.
- Un buen profesional debe saber predecir los cambios del mercado. Una ama de casa te oye toser una vez mientras duermes y cuando te quieras levantar a tomarte algo para aliviarte ya está en la puerta de tu habitación con una aspirina y un vaso de leche caliente con miel.
En definitiva, que a todas aquellas personas que su profesión sea “ama o amo de casa” desde aquí el mayor de mis respetos y reconocimiento tanto personal como profesional.

Este post quiero dedicárselo a mi madre, ya que por muy canalla que yo haya podido ser en ocasiones, siempre me ha ofrecido su comprensión, cariño y apoyo. Te quiero mucho mamá.

Fuente: Lascuatrospes. Marketing para todos.

En su comentario, Alba a conseja que veamos el siguiente vídeo:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios :

Alba Usallán. Marketing Internacional. dijo...

Recomiendo que veáis el siguiente video:

https://www.youtube.com/watch?v=aqbr2HbhPuw

Se trata de un experimento. Crearon un puesto de trabajo ficticio, publicaron las ofertas en diarios e internet e hicieron entrevistas reales para ofrecer un empleo con unas características muy especiales. Un trabajo a tiempo completo, todos los días del año, sin descansos y con ausencia de sueldo.

Alba Usallán. Alumna de Marketing Internacional.

Adrián Menéndez Touset dijo...

Sin duda, ser ama de casa es la peor "marca" vendida en todo el mundo. Parece que cuidar la casa y hacer las tareas no es un trabajo, cuando puede ser uno de los trabajos más sacrificados que hay. Muchas personas no saben valorar el esfuerzo que requiere limpiar la casa, hacer la compra, la comida, recoger a los niños en el colegio, organizar los armarios, cuidarte cuando estás enfermo o ayudarte cuando tienes problemas. Todo ello todos los días, sin apenas descansos y sin ninguna remuneración más que el agradecimiento (si es que lo dan) de la familia.

Tristemente, muchas personas no se dan cuenta de todo el esfuerzo y la paciencia que requiere hacer todas esas cosas y muchas más. Pero personalmente creo que merecen el mayor de todos los respetos y el mayor de los reconocimientos.

Adrián Menéndez Touset
Alumno de Marketing Fundamentos y Marketing Internacional
Universidad de Alcalá de Henares

Javier Martínez González dijo...

Magnífico artículo. Bajo mi punto de vista personal, un ama de casa tiene una labor muy importante y muy poco valorada. Yo personalmente valoro mucho a mi madre, a quien valoro como se merece y no tiene nada que envidiar a ningún "profesional", es más... ¿Cuándo una persona empieza a denominarse como "profesional" en su ámbito? ¿Es una definición de alguien que recibe un salario a cambio de sus servicios? ¿Por qué? ¿Sólo porque pasa por caja a sus clientes?
Entonces, yo no quiero ser un profesional, prefiero ser algo parecido a un amo/a de casa.

Y como bien dice quien creó este artículo, yo también diré "Te quiero mucho mamá"

Javier Martínez González. Alumon de Marketing: Fundamentos de la UAH.