Marketing y Servicios: Habilidades que demandan las empresas

lunes, 14 de septiembre de 2015

Habilidades que demandan las empresas

El mercado laboral está siempre en constante evolución, demandando nuevos conocimientos con cada nuevo avance tecnológico que se produce. Esto hace que las habilidades que tradicionalmente han sido demandadas a día de hoy hayan quedado obsoletas, un ritmo de renovación que las universidades no son capaces de asumir y que deja a los estudiantes con carencias de cara a su incorporación en el mercado laboral.
Para ajustarse a las competencias demandadas por las empresas, los estudiantes deben desarrollar por su cuenta habilidades que hoy no poseen; según señala un estudio del Fondo Económico Mundial y The Boston COnsulting Group. Estas entidades han elaborado un listado con las 16 habilidades que todo estudiantes del s. XXI debe poseer si quiere insertarse con éxito en el mercado de trabajo.

¿Qué habilidades debe tener un estudiante del  siglo XXI?

El informe encargado por el Fondo Económico Mundial revela que las empresas internacionales demandan un total de 16 habilidades divididas en tres categorías: habilidades básicas, competencias y cualidades de un aspirante. Estas categorías son exigidas a los trabajadores jóvenes, siendo muchas de ellas conocimientos que no se imparten en la universidad.
Dentro de las habilidades básicas, las empresas buscan trabajadores jóvenes con dominio de la aritmética, las nuevas tecnologías de la información en comunicación (TIC), las finanzas, la cultura y el civismo. Se trata de conocimientos fundamentales que exigen las empresas y que han tenido que ser asumidas por los jóvenes a lo largo de toda su formación académica y su juventud.
Por otro lado, la categoría de competencias incluye poseer un pensamiento crítico, habilidad para la resolución de problemas, creatividad desarrollada, buenas dotes comunicativas y estar abierto a la colaboración. Finalmente, las cualidades del carácter que más buscan las empresas en los jóvenes trabajadores son la curiosidad, la iniciativa, la persistencia, la capacidad de adaptarse, el liderazgo y la conciencia social y cultural; según destaca el informe.
A pesar de la importancia que presenta cada una de estas habilidades para la correcta inserción laboral de los jóvenes formados, el informe señala que la mayoría de los titulados en educación superior no ha adquirido estas habilidades y competencias. Estas carencias formativas se pueden observar en las dificultades que tienen las empresas para encontrar trabajadores cualificados y competir entre ellas.
Con todo, los responsables de estudio coinciden en que estas carencias pueden resolverse a través de la aplicación de las nuevas tecnologías en la educación, así como en implementar los nuevos avances tecnológicos en las diferentes áreas para reducir el precio de la formación y mejorar el actual modelo educativo. Para sacar partido al potencial de las nuevas tecnologías en el ámbito de la educación, el estudio señala la importancia de contar con la colaboración efectiva de los actores políticos, educativos, proveedores de nuevas tecnologías y de financiadores para poner en marcha un sistema más eficiente basado en la tecnología.

Los jóvenes no tienen las habilidades demandadas

La incompatibilidad entre las competencias demandadas por el mercado laboral y los conocimientos adquiridos por los jóvenes en su formación ya fue anunciada en su momento por el director de Políticas Públicas y Relaciones Institucionales de Google España y Portugal, Francisco Ruiz Antón. Durante su intervención en la XXIX Semana de la Educación de la Fundación Santillana, Ruiz señaló que los conocimientos y habilidades que tienen los estudiantes sobre el mundo digital no se adecuan a las necesidades demandadas por las corporaciones.
Sin embargo, señaló que este distanciamiento entre formación académica y el mundo profesional es mucho más grave de lo que aparenta ser; ya que cerca de la mitad de los jóvenes universitarios tiene problemas para entrar en el mercado laboral y ocupar un puesto de acuerdo a su formación académica. Según el directivo de Google, la brecha existente entre el mercado laboral español y la educación observada en los estudiantes requiere que las universidades tomen una mayor implicación en la adecuación de las habilidades enseñadas con aquellas competencias que pide el mercado laboral y requieren los estudiantes para entrar en un puesto de trabajo de acuerdo a su formación.Asimismo, Ruiz señaló que en el estudio ‘Nueva Visión para la Educación. Liberar el Potencial de la Tecnología’ se argumenta que hoy en día no se requiere de una especialización de conocimientos en el dominio de un área como el lenguaje, las matemáticas o las ciencias; sino que los estudiantes y futuros trabajadores necesitan dominar un amplio número de competencias de diferente índole para asegurarse la inserción laboral al término de los estudios. Por ello, deben cambiarse el diseño de los modelos de enseñanza reglada, donde se interactúe con las nuevas tecnologías para que los estudiantes adquieran estas competencias durante sus años de formación.
Fuente: Buscar empleo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario :

Beatriz Delgado Alonso dijo...

Hoy en dia el mercado laboral es muy distante, sobre todo cuando se viene de hacer un grado durante 4 o 5 años y, lo unico que has hecho en ese tiempo, es estar sentado en un pupitre,escuchando al profesor, cogiendo apuntes y esperando a q llegue el examen para empezar a preparar el examen.
En las universidades se adquieren unos conocimientos técnicos y teóricos, de los cuáles ni el 50% de ellos se desarrollan en un puesto de trabajo.
Hay muchos aspectos importantes para realizar una buena entrevista que no se aprenden en los centros educativos, los cuales las empresas valoran muchísimo.Algunos de ellos son : constancia, eficiencia, eficacia, atención, resolución de adversidades, hablar en público con cierta soltura, iniciativa, involucracion, etc...
Como ha dicho el profesor J.Miguel Ponce en sus clases: " no todo es el curriculum" .
Yo siempre he pensado que algunas de las asignaturas de la propia carrera este dedicada, un porcentaje de la misma, a la enseñanza y aprendizaje de habilidades útiles para el mercado laboral.