Marketing y Servicios: ¿Qué ha pasado en Volkswagen?

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Qué ha pasado en Volkswagen?


Gran escándalo: Volkswagen manipuló algunos de sus automóviles vendidos en Estados Unidos, para ocultar las verdaderas emisiones de óxido de nitrógeno. El caso se acaba aquí: eso está mal, y punto. Bueno, no se acaba aquí, porque puede tener muchas ramificaciones. Lo que a mí me interesa ahora es saber por qué se produjo esto. Porque, si no tenemos una respuesta adecuada a esta pregunta, no sabremos qué hay que hacer para evitar que se produzca. He aquí algunas de las respuestas posibles:
·        Es casi imposible observar todos estos preceptos. ¡hay tantos y cuestan tan caros!
·     Es un asunto legal, y la ley se cumple si es posible, y no se cumple si se gana más de esta manera (siempre que no acabes en la cárcel o con una fuerte multa). Cumplir o no es optativo: es cumplir o pagar la multa (y perder casi un  19% del valor de la acción en bolsa en un día, pero eso forma parte del cálculo coste-beneficio).
·        Hay que reducir los costes. Y esta es una buena manera de hacerlo.
·        La competencia es muy intensa. El mercado es una jungla.
·        Las decisiones son complejas, hay tantas cosas que hay que mirar.

·        Lo hicimos una vez, porque no quedaba otro remedio, y luego seguimos haciéndolo.
·        Nos valoran por los resultados, no por decir la verdad. 
·        Nos pagan por vender coches, no por contaminar menos.
·        Eso del medio ambiente son músicas celestiales. Lo que cuenta es la cuenta de resultados.
·       ¡Nos habían salido unos coches tan buenos, que daba pena no aprovechar, aunque tuviesen algún fallo!
·        Sospecho que hay alguien que está deseando perjudicarnos en esto. No hay para tanto.
·        Yo ya veía que esto no estaba bien, pero… ¿quién se atreve a decirlo?
·       Lo dije a mi jefe, pero me dijo que me olvidase. Y, ya se sabe, el que se mueve no sale en la foto.
·        ¿Cómo podía yo llevar la contraria a todo el departamento técnico, que ya conocía el problema?
·        ¡Uf!, esto lo hacen todos; lo que pasa es que nos han descubierto a nosotros…
·        El problema es técnico, el fallo ha sido técnico, y no tiene nada que ver con la moral. Nosotros no somos la mafia, ni traficamos con niños.
·        Hicimos las cuentas, pero era demasiado caro arreglarlo.
·        Ya damos mucho dinero para obras de filantropía, hemos compensado el mal que pudimos haber hecho.
·        ¡Oh!, viene de antiguo, ¿no? Yo pensé que ya lo habrían arreglado.
·        Claro que está mal, pero tenemos otras muchas cosas más urgentes a las que prestar atención.
·        Si el cliente se cree que, por ese precio, le vamos a dar un coche sin problemas, la culpa es suya.
·        Cada departamento juzga las cosas según sus objetivos, de modo que no es mi responsabilidad.
·        La tarea del regulador es controlar estas cosas, ¿no? ¿Por qué no lo ha hecho?
·        Claro que había que arreglarlo, pero, ¿y mi bonus?
·        Si hay un problema, la culpa es de los inversores, que nos aprietan cada día más.

Hay más, muchos más, argumentos. Insisto: no basta decir que eso está mal, hay que tratar de entender por qué alguien hizo algo mal –alguien, no: muchas personas, en muchos lugares distintos, durante mucho tiempo, y mirando hacia otro lado. Si no, no seremos capaces de arreglarlo. Lo que ahora harán es incrementar los controles y los costes, pero el problema no está ahí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios :

Elvira Moreno dijo...

Cuesta creer que una empresa commo Volkswagen que lleva años diciendo que sus coches son de calidad, para que luego hagan esto y todo por dinero, es que se reduce a eso, al dinero.

David Sánchez Jiménez dijo...

Está claro que esto no va a favorecer para nada tanto a la empresa como a Alemania,ya que dicen ser un referente del automóvil para el mundo, pero ahora se les descubre esto que no beneficia a ninguno.
Después del tiempo pasado no ha dado una respuesta clara porque han tenido que evaluar las opciones que tenían para no volver a "meter la pata" y seguir estando en el punto de mira.
Esto tampoco ha sido favorable para España que se ha visto muy involucrado en ello, como por ejemplo con la marca Seat, que contaba con numerosos coches de Volkswagen y han sido también descubiertos.