Marketing y Servicios: Ideas para luchar contra la corrupción

jueves, 30 de octubre de 2014

Ideas para luchar contra la corrupción

Esta entrada se publicó en este blog en enero del 2013Por su actualidad, me parece que es interesante volver a leerla y después de reflexionar, hacer algún comentario.

Son numerosos los casos de corrupción que han aflorado en diversas comunidades autónomas españolas en los últimos años (ver resumen aquí). Han causado una abrumadora percepción de corrupción en todo el país. En ellos están involucrados políticos de diversos partidos, pero también empresarios y profesionales. La Vanguardia del 20 de enero publicaba una encuesta online – sin valor científico pero significativa – en la que el 91% afirmaba que la corrupción es ahora el principal problema de España. La corrupción y el fraude también ha aumentado en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su valoración como problema nacional. Su percepción ha pasado de 9,5 puntos en noviembre a 17, 2 en diciembre de 2012. Los políticos y los partidos políticos como problema sigue siendo alto (sólo superan a estos dos problemas, la preocupación por el paro y la situación económica).

Es evidente que la corrupción hace mucho daño: crea desconfianza, incentiva nuevas conductas abusivas, detrae dinero de finalidades sociales, desanima el esfuerzo y rompe el principio de legalidad. Es, pues, necesario luchar con energía contra la corrupción. Pero, ¿cómo? Pienso que en varios frentes, incidiendo en las causas de la corrupción, tomando medidas disuasorias a actuaciones corruptas y persiguiendo enérgicamente la corrupción. Se puede actuar:
  1. Asumiendo y fomentando la sensibilidad hacia la defraudación y la corrupción, tomado conciencia de los daños que ocasionan y de la importancia de eliminar estas prácticas. Los partidos políticos suelen utilizar la corrupción como arma arrojadiza contra sus adversarios, pero la reacción pública contra la corrupción es todavía demasiado débil. Fomentar la sensibilidad social pasa por afinar el sentido de responsabilidad por el dinero público, tanto en su recaudación como en su distribución. Responsabilidad que se extiende al deber moral de pagar impuestos y a la preocupación por el buen uso de los caudales recaudados.
  2. Promoviendo transparencia en las instituciones, sobre todo en los partidos políticos y las instituciones públicas. Cuando las cuentas son claras y comprensibles y se dan a conocer, el riesgo que hacer trampas o actuar con favoritismo disminuye, si más no, por el riesgo de que se descubra.
  3. Implementando medidas disuasorias de comportamientos corruptos. Junto a la transparencia, pueden contribuir a disuadir actuaciones corruptas leyes exigentes, códigos de conducta bien elaborados y que se hagan cumplir, y adecuados medios de vigilancia y control, incluyendo grabaciones conocidas por todos. 
  4. Consiguiendo una mayor eficiencia en la administración de justicia y en la actuación de otros poderes públicos. No basta con tener leyes, sino que deben hacerse cumplir. La lucha contra la corrupción exige inspecciones bien programadas y una actuación decidida de inspecciones o de la fiscalía y aun creando potenciado fiscalías específicas, como ya se ha hecho en diversos lugares. La justicia, además de responder a su nombre, que es lo primero,  tiene que se rápida y eficiente. No es de recibo que un proceso judicial por corrupción tarde 14 años en ser resuelto, como ocurrió en la “Caso Pallerols”.
  5. Eliminando estructuras o políticas que incentiven la corrupción. Es lo que ocurre con una mala regulación de la financiación de los partidos políticos, la cual puede incentivar alternativas irregulares de financiación. También con subvenciones poco claras o faltas de un control efectivo, que favorecen los sobornos.
  6. Aumentando el control social sobre las instituciones. Pueden hacerlo instituciones de con observatorios específicos, los medios de comunicación, o bien organismos específicos. Este control exige evitar conflicto de intereses, y en concreto que el controlador tenga intereses sobre quien lo controla.
  7. Educando en la honradez. Lo más importante a largo plazo Según una encuesta reciente, el 42% de los jóvenes de 16 a 24 años justifica la evasión de impuestos y el fraude, si bien están en desacuerdo con los recortes sociales. La pregunta es, ¿se educa suficientemente en la honradez? ¿Qué medidas tomas las escuelas ante las copias en los exámenes y los plagios en los trabajos? ¿Cómo se presenta y ejemplifica el valor de la honradez?
Siete ideas para pensar, y seguro que hay más. Con todo, pienso que lo más importante, en último término, son las personas y sus motivaciones para actuar bien. ¿Qué puede motivar tal comportamiento?

Fuente: Blog Ética Empresarial y Social
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios :

jorge tejero dijo...

Creo que la idea 1 y 7 son las únicas que a largo plazo tienen la solución al gran problema que existe.

Actualmente solo existe la concepción del defraudador (tu vecino o tu mismo) como que listo eres que no pagas impuestos!, ¿Como lo has hecho?.
La gente tiende a pedir lo que no está dispuesto a dar. Los políticos deberían ser todos honrados pero yo me evito tener que pagar la declaración por que claro ya pago mucho.

Aunque la pregunta es ¿Como conseguir cambiar esta mentalidad?, A corto plazo poco probable, pero todo lo que sea concienciar a la población y que las personas que llevan a cabo este tipo de comportamientos sean convenientemente castigadas. Así al menos, más de uno se lo pensará.

A largo plazo y creo que es lo importante intentando enseñar a las nuevas generaciones y a las más antiguas que se puede hacer con sus impuestos y no como se pierde en mano de cuatro políticos.

David García dijo...

Al final en lo que todos estaremos de acuerdo es que es un cúmulo de situaciones.

En otros países si un compañero de clase ve a otro copiando directamente se lo dice al profesor, y ni mucho menos es un chivato. Aquí eso no se pasa por la mente de ninguno.

El hecho de que alguien consiga evadir algún pago público, o algo de lo que esa persona está obligado en este país se conoce como "picardia", y suele ser envidiado por la mayoría, en vez de conocerse como fraude. Luego son esas mismas personas las que les sorprende ver a gente que tiene un gran puesto en alguna entidad, robando dinero público, cuando posiblemente el también lo haría. Y esta es una pregunta que poca gente se hace; ¿yo lo haría?, lo más seguro es que muchos más de los que creemos si que lo harían, y es que sin una educación básica en la legalidad no creo que podamos llegar a ningún sitio.

Otro problema es la justicia, estoy totalmente de acuerdo con el punto 4, debe ser rápida y eficiente, y es algo que hay que mejorar mucho.

David García Hernández Alumno de Marketing Tic

Anónimo dijo...

Really good measures to try to avoid the called "Corruption" or "Corrupcion" in Spanish terms.
It is important to note the importance of the last point about "honesty and integrity". I really think this is the main point. How conscious are we about how our behavior should be?
Schools and parents should inculcate the importance of being a good citizen. After that everything will be easier to avoid corruption.

Maria de Tomas. Stony Brook University. NEW YORK.