Marketing y Servicios: Operación Púnica: la corrupción, un mal negocio

domingo, 2 de noviembre de 2014

Operación Púnica: la corrupción, un mal negocio


Acaba de conocerse una amplia trama de corrupción política, extendida a varios ayuntamientos y regiones autonómicas españolas. Como resultado de la denominada “operación púnica”, se han detenido a 51 personas, entre las que figuran conocidos políticos, funcionarios y empresarios

Varios empresas constructoras, de obras y servicios energéticos lograron contratos públicos por 250 millones de euros en los últimos dos años mediante el pago de “comisiones ilegales” a ediles municipales y funcionarios que oscilaron entre el 2% y el 3%. Al parecer, los empresarios operaban utilizando intermediarios y sociedades pantalla, contando también con algún “consultor de servicios” con buenos contactos en algunas administraciones públicas. El dinero manejado supuestamente era “blanqueado” mediante una red societaria.

Se van a investigar varios delitos: blanqueo de dinero, falsificación de documentos, delitos fiscales, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales, prevaricación, revelación de secretos, negociaciones prohibidas a funcionarios, fraudes contra la administración y pertenencia a organización criminal. Lógicamente, la retahíla de cargos no afecta a todos de igual manera.



 ¿Por qué lo hicieron?
Fijémonos en los executivos y empresarios involucrados en la trama. Expuestos los hechos, uno se pregunta por qué actuaron de este modo. ¿Les empujó la necesidad imperiosa de obtener adjudicaciones públicas, cuando éstas escaseaban debido a la crisis? ¿Buscaban salvar la empresa y los puestos de trabajo o simplemente aumentar sus beneficios? Si fue ésto último, poco hay que comentar. Si lo primero, se engañaron con una racionalización sin justificación ética. Aun suponiendo que buscaran un fin bueno, los medios fueron malos. Y no se puede razonablemente argumentar que un fin bueno justica unos medios malos. A este propósito, el escritor francés George Bernanos (1888-198) afirmaba que “el primer signo de corrupción en una sociedad que todavía está viva es que el fin justifica los medios”.

¿Pensaron quizá, al margen de toda consideración ética, que todo estaba muy bien organizado y que difícilmente los pillarían? Puede ser, pero tal presunción no funcionó. Es lo que ocurre con frecuencia: lo que se puede saber, más pronto o más tarde, acaba sabiéndose.

¿Un buen negocio?
Tal vez en un primer momento les pudo parecer que habían ganado la partida, dejando en la estacada a otras compañías que, en manos de directivos honrados, hubieran podido ofrecer un mejor precio y condiciones (de entrada, eliminando el coste de la supuesta comisión), lo que hubiera redundado en beneficio de todos.

No les salió bien. En realidad, involucrase en la corrupción nunca sale bien si consideramos el cuadro en su conjunto.Aunque la justicia humana no alcance a descubrir a los culpables, al actuar de modo corrupto, uno se corrompe a sí mismo y causa un grave daño a la sociedad . Las personas religiosas añadirían que es una grave ofensa que aparta de Dios. La corrupción es, en definitiva, una ruina personal, social y económica; es una ruina total. 

A diferencia de otros ejemplos, en los que directivos y empresarios tratan de competir lealmente, con profesionalidad, sin traspasar los límites de la legalidad y la ética, a los denunciados les faltó sentido de legalidad y, sobre todo, sensibilidad moral.

¿Aprenderemos la lección?
Por desgracia, éste no es un caso aislado. Hemos conocidos otras tramas de corrupción política y empresarial, en las que se ha traficado con influencias y se ha pagado para obtener favores, desde sobornar para recalificar terrenos a obtener adjudicaciones de obras públicas. Muchos nos preguntamos, ¿hasta cuándo? ¿Nos daremos cuenta, por fin, de que con la corrupción todos perdemos?
Fuente: Blog de Ética Empresarial.
Ver también:"Operación Púnica" en El País y en el Mundo

Nota: Punica granatum, el granado, es un pequeño árbol frutal caducifolio de la familia Lythraceae, y cuyo fruto es la granada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 comentarios :

General Failure dijo...

Sin duda alguna la corrupción es un hecho detestable que beneficia a uno y perjudica a 100, pero por desgracia forma parte de la naturaleza humana. En todas las sociedades, en todas las épocas, ha existido. Siempre que haya la oportunidad del beneficio personal desequilibrado, habrá alguien que la aproveche, sin considerar las consecuencias de sus actos.

Quizás en nuestros tiempos, gracias a los medios tecnológicos para la comunicación y la difusión de información, ahora sea mas difícil taparlo que antes, pero en el país de la picaresca, donde la delincuencia es deporte nacional, parece que despunta por encima de la media. En eso si que somos excepcionales.


Estos "tramites" siempre han sucedido, y continúan sucediendo ahora mismo. Lo que se esta haciendo ahora saldrá a la luz dentro de unos anos o quizás nunca, y no hacen mas que perpetuar el tema del 80-20 (el 80% de la riqueza en manos del 20%) aunque por lo que hemos visto en estos últimos 8 anos hay un gran esfuerzo por convertirlo en un 90-10 o peor (http://www.publico.es/496389/la-mitad-de-la-riqueza-mundial-esta-en-manos-de-un-1-de-la-poblacion).

Una vez alguien me comento que no te puedes hacer rico trabajando, y es verdad. Para llegar a la cima hay que pisar a todos los que queden por debajo y jugar sucio para ponerlos por debajo. Es lamentable pero cierto, por mas que una persona se esfuerce solo hay cierto nivel que puede alcanzar siendo honrado y jugando limpio. De hecho, si todos jugáramos en igualdad de oportunidades el mundo seria una utopía idílica.


Design around failure que le llaman, hay que contar con que hay corruptos, con que hay ladrones, y con que si algo puede hacerse mal alguien lo hará peor. Y hay que diseñar, construir, y pensar con ello en mente para circunvalarlo y cubrirlo.


Pero siempre hay alguien mas listo y mas rápido.


La única opción que nos queda es ser honrados y que lo poco o mucho que tengamos, sea nuestro. O ser ladrones, coger tanto como podamos y correr.


Yo tengo clara mi opción.


Relacionado:
http://www.rtve.es/noticias/20141030/tres-mayores-fortunas-espana-duplican-riqueza-20-mas-pobre-poblacion/1038680.shtml
http://www.infolibre.es/noticias/politica/2014/10/29/los_mas_ricos_espana_ganaron_450_millones_dolares_solo_2013_23291_1012.html

http://www.eleconomista.es/espana/noticias/6208109/11/14/Espana-es-el-octavo-pais-del-mundo-donde-se-considera-mas-corruptos-a-los-politicos.html

http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_de_Percepci%C3%B3n_de_Corrupci%C3%B3n

Anónimo dijo...

Se me han puesto los pelos de gallina leyendo la entrada.

Me encuentro muy lejos de mi querida Espana pero eso no quiere decir que no me duela como estan funcioanando las cosas.

Que ha pasado con el honor y el amor a nuestra patria? donde han quedado los dias en los que luchabamos por ser los mejores sin enganar y perjudicar a nuestros propios ciudadanos para fines puramente economicos?

Os voy a poner una comparativa ilustradora sobre la diferencia entre paises, como podria ser la de Espana con la de EEUU:
Intendad recordar cuantas veces habeis oido entre nuestros companeros o amigos: eh! he conseguido pagar menos a Hacienda porque no se han enterado de que obtengo X beneficios por este lado... cual es nuestra respuesta? Si? wow! Ya me diras como lo hiciste para intentar hacer lo mismo.

Pero que nos esta pasando? Yo creo que hay una clara respuesta: Este comportamiento es el que vemos reflejado todos los dias del ano en las personas que nos deberian dar ejemplo y gobernar el pais.
Parece que enganar y buscar tus beneficios propios es lo mas logico y sensato.

Vayamos ahora con el mismo caso en los Estados Unidos; os pregunatareis por que aqui la gente no defrauda y los politicos parecen algo mas honrados. Bien, la respuesta se encuentra en el amor a su pais. Cuando tu vecino te comenta un caso similar al anteriormente expuesto, su reaccion se aleja mucho de la espanola. Probablemente vayas a denunciarlo al dia siguiente, y esto no es porque vivan coaccionados o teman a las autoridades, es simplemente que son conscientes que con este tipo de acto NOS ESTAMOS ROBANDO ENTRE TODOS. No hay beneficiarios en esta guerra, a la larga todos caemos.
Este amor propiotambien se ve reflejado en la durecza de las leyes y en la aplciacion de las mismas.
No hay fines buenos en este tipo de actos, puedes dar trabajo a las mismas empresas sin necesidad de quedarte una comision: ese es tu deber senor Politico,no una obra de caridad.

Maria de Tomas. Estudiante de Economia y Negocios Internacionales. Universidad de Stony Brook. Nueva York.

Marta Merino Camarero dijo...

Me parece denigrante la trama de corrupción que en los últimos meses se está desatando en nuestro país.

Políticos, empresarios y demás que juegan con dinero público, dinero que sale del bolsillo de cada uno de los viandantes que con tanto sacrificio les cuesta ganar. Y esta gente sin escrúpulos no le dan importancia y roban y hacen verdaderas barbaridades, muchas de las cuáles ni han salido ni van a salir a la luz.

Es una vergüenza poner la televisión últimamente y ver la cantidad de noticias acerca de este tema, ver que encima que se destapa todO, son personas tan poco íntegras que más de la mitad ni siquiera se digna a dimitir y a pedir disculpas públicamente, que sinceramente no va a compensar el daño que han hecho, pero pedir disculpas nunca está demás.

El problema es que las personas no tenemos ética y para conseguir nuestros objetivos, pisoteamos y pasamos por encima de quien haga falta, sin importarnos nada ni nadie.

Hacen falta personas íntegras, que busquen el beneficio de la nación y que sobre todo vea la igualdad de las personas. Que cada ciudadano conozca sus derechos pero también sus obligaciones y por supuesto algo que desde muy pequeño nos vienen diciendo y es que nuestros actos traen consecuencias irreversibles y que hay afrontarlas y pagar por ellas cuando sea necesario.